Néstor Otero, el matemático que suma 12 equipos en Colombia

Néstor Otero es conocido en el fútbol como ‘el matemático’, gracias a haber egresado de la Universidad Santiago de Cali como licenciado en esta materia. Así, sin calculadora en mano, suma hasta el momento 12 equipos profesionales dirigidos, todo un récord en Colombia.

Y no es ningún cuento, gracias a esa formación profesional admite que ha podido consolidar una idea de juego para ser protagonista en clubes sin mucha inversión ni figuras rutilantes, llevando a dos como Deportivo Pasto (certamen II-2002) y Atlético Huila (I-2007) a disputar emotivas finales.

Una vez se graduó en la Santiago de Cali decidió enfocarse en su otra pasión: la dirección técnica, titulándose como Tecnólogo en Deporte con Especialidad en Fútbol, de la Institución Universitaria Escuela Nacional del Deporte, donde compartió con el profesor Luis Fernando Montoya, campeón de la Copa Libertadores 2004 al mando del Once Caldas.

Tras debutar como entrenador en la escuela del Boca Juniors de Cali, comenzó su trayectoria profesional en 1999 con el Deportes Tolima, luego pasó por Deportivo Cali, Deportivo Pasto, Real Cartagena, Deportivo Pereira, Deportes Quindío, Cúcuta Deportivo, Independiente Santa Fe, Atlético Huila, La Equidad, Águilas Doradas y Cortuluá.

“Hay dos cosas que como matemático me han servidopara trabajar en el fútbol: la pedagogía, la enseñanza del entrenamiento, la prioridad táctica, la parte física y mental; y lo otro es que el matemático es más inductivo, deduce mejor las cosas, las analiza, y eso hace que se tomen mejores decisiones, esos aspectos me han servido”, asegura con enorme seguridad.

Dice que haberse mantenido vigente estas dos décadas no ha sido gratuito. “Todo se debe a la honestidad, profesionalismo y a la calidad de trabajo que se ha brindado en esos 20 años en que he estado dirigiendo”.

Pero ahí viene su queja: “Lástima que no haya podido desarrollar un trabajo con tiempo en un equipo grande, por ejemplo, en el Cali siempre llegué a apagar incendios, y en Santa Fe estuve cerca de llegar a una final, pero no tuve esa posibilidad, esos los grandes que he podido dirigir”.

De los conjuntos de su región orientó al Cali y a Cortuluá, pero le falta el América: “allí me dijeron que daban la posibilidad, pero eso no ocurrió, en Tuluá hubo dificultades, problemas, creo que todos fuimos culpables de lo que pasó (descenso en 2017), no solo de la parte deportiva, ahora después de estar afuera no puedo acusar a nadie, no sería ético de mi parte, pero el tiempo siempre es el mejor abogado, el que define qué pasó y qué no pudo pasar”.

Recuerda que lo que más positivo durante este tiempo han sido las finales con Deportivo Pasto y Atlético Huila, equipos chico que se organizaron y fueron muy cohesionados, consiguiendo objetivos muy grandes ante plantillas con presupuestos más amplios, aunque se perdieron”.

Sobre el nivel del fútbol de selecciones, afirma que “aquí hace falta una planificación, hace mucho tiempo lo propuse, pero no me prestaron atención. Hace poco estuve en Europa conocí unos procesos a largo plazo, montando centros de alto rendimiento para muchachos de los 15 a 18 años de edad. Por ejemplo, Bélgica lo implementó hace 10 años, más o menos tenía 150 jugadores, dividió el país por zonas y de esos centros de alto rendimiento han sido los futbolistas con que cuenta hoy en día en la Selección, lo mismo ha pasado con Francia después de los Juegos Olímpicos, e Inglaterra, el técnico Gareth Southgate dirigió las divisiones menores, y todos han seguido ese proceso; creo que Colombia está demorado en hacer eso para que tenga ese trabajo a futuro y se consolide, porque en el momento en que dejen de salir jugadores al exterior, ¿qué pasará con la Selección? También es hora de trabajar la base, el fútbol moderno es más dinámico, más rápido y técnico, y Colombia está en mora de empezar a trabajar, de capacitar a los técnicos”.

Acerca el campeonato local considera que “hay equipos con trabajo y otros que todavía están con una dinámica lenta, mucho pase horizontal, Colombia ha sido un país donde los clubes tienen buen trato de la pelota, buen manejo, pero hoy en día hay que sumarle un fútbol más directo, más vertical, más rápido. Estamos en mora de aplicar un fútbol más rápido, hay equipos que tocan y muchos jugadores se quedan parados, no se desmarcan, se ven pocas triangulaciones, el juego de disposición no es una posibilidad de decir que el equipo que más tenga la pelota va a ganar, pero sín tener el control del juego, estos dos estilos hacen que el juego sea más dinámico y buscar la posibilidad del triunfo, como se ve en el fútbol y pasó en el Mundial”.

Néstor Otero trabaja en las tardes con la escuela de fútbol de su propiedad, en el Club Cañasgordas de Comfenalco, estuvo entre los candidatos a dirigir en este semestre al Medellín, pero los directivos rojos finalmente se decidieron por el ecuatoriano Octavio Zambrano. Por ahora sigue a la espera de una buena oferta que aumente la leyenda de su récord en el fútbol profesional colombiano.

Marco Antonio Garcés
Corresponsal Futbolred
Cali
En twitter: @marquitosgarces.

GUARDAR

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com