Millos enfrenta a Once Caldas por el premio seco: la final de la Copa

Millonarios ha tenido un semestre calamitoso en Bogotá, pero después del 15 de septiembre, cuando ganó 1-2 en Montería a Jaguares, ha venido rodando escaleras abajo. Así, el sueño de la Copa Suramericana se acabó, con una eliminación en cobros desde el punto penalti tras dos 0-0 con Santa Fe, y en la Liga, la eliminación parece consumada tras la derrota 2-3 frente a Equidad, el lunes pasado.

Y no hay muchas formas de corregir, porque mucho tiempo para trabajar no hay: desde el 12 de agosto, cuando empató 1-1 con Nacional en Medellín, Millonarios ha tenido que jugar cada tres, o máximo, cuatro días.

Y en ese frenesí, con bajas, suspensiones y lesiones, este viernes trata de salvar el semestre, en busca de un paso a la final de la Copa Colombia, frente al Once Caldas. Así que, otra vez, Millos vuelve a El Campín, a partir de las 7:45 de la noche, con una desventaja de 1-0, tras la derrota del viernes pasado en Manizales.

Siempre se dijo que la primera gran fortaleza que debe tener un equipo es su campaña como local. De hecho, el mejor momento de la era del DT argentino Miguel Ángel Russo, el que derivó en el título, se construyó a partir de victorias en Bogotá, a tal punto que Millos estuvo casi un año invicto en El Campín, del 6 de agosto del 2017 (cuando perdió 1-2 con Junior) al 4 de agosto de este año (cuando el DIM le ganó 0-1).

Este semestre no ha ganado en la Liga: es su segundo peor arranque como local de la historia, después de la temporada 1996-97. Y de 11 juegos en su estadio, en todas las competiciones, solamente ganó dos: a Boyacá Chicó, 2-0, en la Copa Colombia, y a General Díaz, 4-0, en la Suramericana. Esa fortaleza se perdió.

“Nunca en mi vida tuve una racha así de local, en 30 años de carrera. La localía es algo que entiendo que es fuerte. Es un día muy difícil para mí”, se sinceró Russo, tras la derrota frente a Equidad.

Pero no es el único problema que vive Millonarios hoy. Las lesiones y las suspensiones no le han permitido estabilizar la nómina. Y para completar, el equipo perdió la solidez defensiva. Hace siete partidos no saca el arco en cero. Para el juego contra Once Caldas, además de Jhon Fredy Duque y Matías de los Santos, Russo tampoco podrá contar con Christian Marrugo. Y tampoco con el arquero Wuilker Faríñez, que está con la Selección de Venezuela. Un problema adicional.

“El fútbol tiene dos conceptos muy claros, que son las dos áreas, cuando fallas en la tuya y erras en la otra tienes un montón de inconvenientes y problemas”, señaló Russo.

En Manizales, la preocupación de Húbert Bodhert, el DT del Once Caldas, es mantener el rendimiento de su equipo. Los titulares tuvieron descanso el lunes. “De lo que menos tengo que hablarle a mi equipo es del aspecto mental de Millonarios, lo que menos debo yo hablarle a mi equipo es de Millonarios. Conociendo esa nómina, sé que son jugadores grandes y con una gran madurez, así que no nos basamos en los problemas de ellos para asegurar que nosotros vamos a pasar la fase”, dijo Bodhert.

DEPORTES

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com