Portugal, en un torneo repleto de hitos 

El Torneo Olímpico de Fútsal Juvenil Femenino de la FIFA Buenos Aires 2018 marcó dos hechos sin precedentes: el debut del deporte como disciplina olímpica y la primera vez que la FIFA organiza una competencia femenina de la especialidad.

Este contexto convierte en histórica la medalla dorada de Portugal, pero también las de Japón y España. Los tres, junto a Bolivia y Tailandia, marcaron diferencias sobre los otros cinco participantes, en mayor o menor medida.

En dos casos era previsible: Tonga y República Dominicana jamás habían participado de un torneo FIFA.

Entre todos llenaron de calor y color las dos sedes del evento, el Estadio Principal de Tecnópolis y el CeNARD, y sentaron un valioso precedente para el futuro de la modalidad.

El campeón
Portugal llegó como gran candidato al oro, jugó como tal y se consagró con total justicia. Ganó sus seis partidos con un total de 57 goles, promediando 9,5 por encuentro, 0,08 por encima de la media. También supo defender: terminó 3 veces con su arco en cero

En lo individual se robó los aplausos Fifó, máxima artillera del torneo con 21 tantos. Ella sola marcó más goles que los ataques de Japón, Camerún, Chile, Tonga y Trinidad y Tobago. Sin embargo, también destacaron Carolina Rocha, Beatriz Sanheiro y Telma Pereira.

Los otros medallistas
Japón mostró orden, concentración y disciplina, y su clasificación a semifinales era esperable. La victoria ante España en esa instancia, en cambio, sorprendió a todos. Si bien perdió ambos duelos con Portugal (0-2 y 1-4 en la final), nadie le puso las cosas más difíciles al campeón, y fue un justo medallista de plata. Lucieron Miu Maeda y Rikako Yamakawa.

España viajó a Argentina como la otra gran aspirante al oro, y todo hacía pensar que chocaría con Portugal en la final. Pero Japón la superó en lo táctico y la obligó a pelear por el bronce, que obtuvo tras vencer con claridad a Bolivia. La Roja merecía un premio, y lo obtuvo. En un plantel parejo, destacaron Noelia de las Heras, Antía Pérez y Marta López Pardo

La sorpresa
Bolivia llegó en silencio y se marchó por la puerta grande pese a no subirse al podio. Su cuarto puesto, sin embargo, tiene sabor a medalla. Lideraba por la talentosa e irreverente María Gálvez, vice goleadora del torneo con 14 tantos, el equipo fue de menos a más y desbancó a Tailandia, un país con tradición en la especialidad.

¿Sabías que…?
Durante el torneo se anotaron 226 goles en 24 partidos, lo que da un promedio de 9,42 por encuentro, muy por encima de los 6,69 del Torneo Masculino.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com