Santa Fe, afuera de la Liga: el examen a los refuerzos

A no ser que gane la Copa Suramericana, para lo cual deberá primero remontar el 0-2 frente al Junior en Barranquilla a fin de acceder a la final de ese torneo, Independiente Santa Fe se quedaría por fuera de los torneos de Conmebol por primera vez desde 2012. El equipo que dirige Guillermo Sanguinetti rozó el milagro en Ibagué, al ganarle 0-1 al campeón vigente, Deportes Tolima, pero al final quedó eliminado en lanzamientos desde el punto penalti.

Santa Fe le apostó este semestre a una renovación en su cuerpo técnico, encabezado por el uruguayo Guillermo Sanguinetti, además de su nómina, con la llegada de seis jugadores nuevos, más el regreso de un futbolista muy querido por los hinchas rojos, el venezolano Luis Manuel Seijas. Pero la realidad marcó que el equipo terminó apelando a la base que traía porque, prácticamente, ninguna de las contrataciones marcó una gran diferencia.

Uno de los señalados por los hinchas es Diego Guastavino, quien falló uno de los cobros en el desempate frente al Tolima. Sin embargo, en números, el uruguayo fue el de mejor balance: actuó en 15 partidos en la Liga, diez de ellos como titular, y aportó cinco goles y cinco asistencias. Sin tener un talento especial, Guastavino fue quien mejor supo interpretar el estilo de juego de Sanguinetti, al aportar en la pelota quieta. Incluso marcó un gol de tiro libre, frente a Bucaramanga, el 25 de agosto.

El otro uruguayo que llegó este semestre, Facundo Guichón, tuvo un balance agridulce. Se notó más en su relación con la tribuna que en la cancha. Aunque aportó dos goles y cuatro asistencias, le costó consolidarse como titular. De los últimos siete partidos apareció como inicialista en cinco, pero en el balance general, de 16 juegos en la cancha solamente comenzó nueve.

Los otros refuerzos quedaron totalmente en deuda, empezando por Carmelo Valencia, quien llegó como alternativa goleadora para Wilson Morelo. Sin poder ser utilizado en la Copa Suramericana por haber actuado con América de Cali en el primer semestre, los esfuerzos de Carmelo se centraron en la Liga, en la que actuó en 19 partidos, 15 de ellos como titular. Solo anotó cuatro goles.

Si a Carmelo no le fue bien, ni hablar de Arley Rodríguez, aunque hay que decir que en muchas ocasiones lo mandaron a jugar por una banda para abrirles espacio por el centro a Valencia y Wilson Morelo. Su cuota de goles fue escasa: apenas anotó dos. Además, no hizo ninguna asistencia en los 18 partidos en que actuó en la Liga, 11 de ellos como inicialista.

La presencia de Hernán Darío Burbano y Jorge Aguirre en Santa Fe ha sido apenas testimonial: el primero no jugó nunca en la Suramericana y solo apareció seis veces en la Liga, tres de ellas desde el banco. Sus mejores momentos fueron en la Copa Colombia, en la que le marcó dos goles a Envigado. Aguirre, por su parte, apareció como titular en apenas cuatro partidos, cuando Sanguinetti les apostó a las nóminas alternas.

El nivel de Seijas estuvo muy lejos del de sus épocas anteriores en Santa Fe, aunque siempre fue un hombre de confianza para Sanguinetti, que en la Liga lo puso en 18 de los 21 partidos que jugó el equipo; eso sí, solo nueve como titular. El aporte de los extranjeros, incluido Rubén Bentancourt (que había llegado en el primer semestre y en esta Liga solo actuó en cinco juegos, sin goles) no fue el esperado.

Santa Fe, un equipo con nómina muy corta, y además afectada por muchas lesiones, el aporte de los refuerzos no fue suficiente para que el equipo pudiera llegar más lejos y volviera a meterse en torneos internacionales. Ahora, a Sanguinetti le quedan diez días para tratar de enderezar la historia en la Suramericana.

DEPORTES

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com