Mauritania sigue dando pasos firmes

“Los jugadores no progresan por arte de magia, hacen falta buenas infraestructuras y entrenamientos de calidad”, señala Corentin Martins en declaraciones a FIFA.com. El técnico francés, seleccionador de Mauritania desde 2014, ha venido acompañando la profunda transformación experimentada por el fútbol del país. “Cuando llegué, solo había una liga. Ahora existen varias divisiones, categorías inferiores, una liga femenina… Con la selección, nos entrenamos en condiciones mucho mejores”, se congratula.

“El artífice de todos estos cambios ha sido el Presidente de la Federación, Ahmed Yahya. Empezó designando al español Luis Forte, antiguo responsable de la cantera del Valencia CF, para que se ocupase de la Dirección Técnica Nacional (DTN). Pensó que él y yo estábamos hechos para entendernos, no solo porque yo jugué en España, en el Deportivo de La Coruña, sino porque hablamos el mismo idioma futbolístico. Y la colaboración está yendo muy bien”, reconoce sonriendo Martins.

Dos años antes de la llegada del francés, los Mourabitounes figuraban en el puesto 206 de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola, el peor de toda su historia. Desde el año pasado, se han estabilizado alrededor del 100º, con una progresión de dos puestos en noviembre. Y lo mejor todavía está por llegar, tras la histórica clasificación del país para la Copa Africana de Naciones 2019, la primera edición que disputará Mauritania.

“Fue un momento increíble, mágico, una inmensa emoción para los hinchas y los jugadores”, cuenta Martins acerca de la victoria por 2-1 obtenida en casa el pasado 18 de noviembre contra Botsuana, que sirvió para certificar el ansiadísimo pase al torneo continental.

Subir otro peldaño

“Antes del saque inicial noté que había mucha tensión entre los jugadores. Si ganábamos podíamos lograr la clasificación, lo que había en juego era enorme, aunque me esforcé al máximo para que no se encontrasen paralizados. Les insistí en que debían practicar un juego simple, ser solidarios y, sobre todo, ¡no recibir goles!”, dice Martins.

“¡El resultado fue que nos marcaron uno en el minuto cuatro (risas)! Pero los jugadores supieron reaccionar muy bien, Ismaël Diakité empató en el minuto 20 y después marcó el gol de la victoria en el 84. Más allá de la carga emocional, que era muy intensa, y del escenario de ensueño, me quedé muy satisfecho con el contenido del partido, ya que se demostró mucha madurez”, analiza.

Mauritania es primera de su grupo, con 12 puntos (cuatro triunfos y una derrota), y le queda un último encuentro por disputar, contra Burkina Faso el 22 de marzo de 2019. Este balance permite evaluar la trayectoria de los cuatro últimos años.

“Cuando llegué, me centré sobre todo en la victoria. Teníamos que ganar partidos para recuperar la confianza y volver a ponernos en marcha”, recuerda Martins. “Ahora los jugadores y yo ya nos conocemos bien. Saben lo que espero de ellos en cuanto a trabajo, dentro y fuera del terreno de juego. Es importante para que haya buenos resultados”.

Y además de los logros colectivos, sus discípulos están cosechando personalmente los frutos en sus respectivas carreras. “Al principio, tenía a 17 jugadores locales y a siete que competían en el extranjero. Ahora es al revés, lo que demuestra que los internacionales mauritanos despiertan cada vez más interés entre los clubes extranjeros”.

Martins ni se plantea acudir como mera comparsa a la Copa Africana de Naciones 2019. “El torneo será un éxito si superamos la fase de liguilla”, anuncia el seleccionador, convencido de que un buen desempeño seguirá impulsando al combinado absoluto.

¿Hasta dónde? “Los jugadores necesitan objetivos para progresar, y el Mundial puede ser uno de ellos, aunque en estos momentos parezca algo lejos de nuestro alcance. ¡Pero nunca se sabe! Es importante tener sueños”, concluye.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com