Quién es Mazzaro, el líder deportado de la barra brava de Boca

Maximiliano Mazzaro se movía con facilidad en la tribuna de Boca. Durante un tiempo fue el número dos de La 12, la barra brava que domina Rafael Di Zeo. Supo tener con él una gran relación, pero ahora es la cara visible de la facción disidente. Las diferencias entre ellos no podrán discutirse en España: este jueves, apenas llegó a España, no logró pasar el control migratorio por sus antecedentes en la Argentina, por lo que será deportado. Di Zeo ya tiene el permiso judicial para viajar, aunque el rebote a Mazzaro podría hacerlo cambiar de idea.

En 2013, el barrabrava pasó 148 días prófugo de la Justicia. Lo buscaban por el homicidio de Ernesto Cirino (vecino del cuñado de Mauro Martín), ocurrido el 29 de agosto de 2011. A Mazzaro lo detuvieron en 9 de Julio y Chile, en pleno centro porteño, luego de meses de estar escapando. También estaba señalado como la cabeza de la causa por asociación ilícita junto a Martín, con quien condujo “La 12” mientras estuvo en prisión quien hoy es su aliado: Di Zeo. Mientras estuvo prófugo manejó los negocios de la barra por teléfono.

Martin y Mazzaro estuvieron al frente de “La 12” cuando, entre 2007 y 2012, Di Zeo y los suyos cayeron presos. La relación entre Mazzaro y Di Zeo tuvo otro punto culminante, mucho antes de que empezaran los conflictos entre ellos: en noviembre de 2004, una pelea interna de la barra por entradas para revender previo a un Boca-River derivó terminó con Mazzaro acuchillado. Los Di Zeo (Rafael y su hermano Fernando) lo asistieron para que lo atendieron: en sus códigos, le salvaron la vida.

Hoy, Mazzaro está enfrentado con Di Zeo y Martín, que se reconciliaron y manejan juntos la barra. Es más: estuvo detenido en un penal distinto al que estaba Di Zeo, para evitar problemas. Pero la interna de “La 12” recrudeció en 2012, cuando el Tribunal Oral 6 absolvió a los 12 integrantes de la facción de Di Zeo, acusados de asociación ilícita. Lo que propició sus paces con Martín y el desplazamiento definitivo de Mazzaro.

“Mi tiempo en la barra ya pasó. Cumplí un ciclo. Tengo tres hijas y quiero recuperar el tiempo perdido. A mí todo esto me salió muy caro y maduré. Voy a seguir yendo a ver a Boca, obvio, pero desde una platea. A la barra, y lo digo en serio, no vuelvo nunca más”, decía Mazzaro en 2014.

Intentó viajar a España para ver la final de la Copa Libertadores. Quiso estar en el Santiago Bernabéu para River-Boca, sin embargo apenas puso un pie en el aeropuerto de Barajas, lo demoraron y ahora regresará a Buenos Aires.

La Nación (Argentina)
GDA

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com