Bicampeón, a celebrar: las cinco claves del título de Junior en Liga

Junior de Barranquilla conquistó su novena estrella en el fútbol colombiano y festejó en Bogotá, como visitante, tras vencer en los penales a Pasto. El conjunto tiburón consiguió su segundo título consecutivo y, además, tuvo a dos entrenadores durante el semestre. 

Las cinco claves: 

1. La llegada de Julio Comesaña: el entrenador uruguayo llegó para reemplazar a Luis Fernando Suárez luego de eliminación de Libertadores y con una fuerte ’empatitis’ en la Liga. El charrúa, por su parte, empezó a dirigir desde los cuadrangulares y no perdió ningún encuentro: tres victorias y tres empates. El regreso de un viejísimo conocido, nueve veces pasó por el club, significó un envión anímico en jugadores y cuerpo directivo. Además, Comesaña ya había salido campeón con varios futbolistas del plantel en 2018-II, por lo que conocía el juego que había en el club. 

2. Sebastián Viera y la valla invicta: el uruguayo fue uno de los pilares del Junior durante todo el semestre. Ganó ‘de cancha’ en el último penal contra Pasto y, además, consiguió la segunda valla menos vencida en el torneo: en 11 ocasiones no le marcaron gol. 

3. Claridad y efectividad en la entrega de pases: el conjunto tiburón fue el segundo que más porcentaje tuvo durante el torneo. Junior, con jugadores de buen pie, consiguió el 84% de precisión de pases y se vio reflejado en el buen fútbol que mostró el cuadro tiburón. 

4. El recambio: varias lesiones durante el torneo afectaron al conjunto barranquillero. Primero, la más importante, fue en la zona defensiva. Gabriel Funtes, lateral, tuvo que jugar las finales de central porque Willer Ditta y Jefferson Gómez sufrieron molestias musculares; Gómez se rompió los ligamentos. Luis Díaz, por su parte, fue llamado a Selección Colombia y no estuvo disponible para las finales, de las que se ocuparon Fabián Sambueza y Freddy Hinestroza. Matías Fernández, el gran fichaje, tampoco se adaptó y finalmente el club lo supo reemplazar. 

5. Sed de victoria:
Junior fue el equipo que menos perdió durante todo el torneo. Solamente dos derrotas lo atormentaron en el semestre, algo que le bastó para llegar a la final. El tema de la solidez defensiva, seguridad en el arco y efectividad en el ataque, hicieron 34 goles, llenaron de expectativa al cuadro barranquillero. 

GUARDAR

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com