En el Villamarín espera la mayor amenaza blanquivioleta: Borja Iglesias

Hay pocos jugadores a los que enfrentarse al Real Valladolid, a la camiseta blanquivioleta, en cualquiera de sus versiones, se le dé tan bien como a Borja Iglesias. Quizás el único jugador que se acerca a sus números ante los vallisoletanos sería Antoine Grizmann, ocho goles en seis partidos, media docena con la Real Sociedad y dos con el Atlético de Madrid, cifras que no alcanza ni Leo Messi, cinco goles en nueve encuentros.

Escudo/Bandera Real Valladolid

Sin embargo, los números de Borja Iglesias, recién fichado por el Betis, son un auténtico escándalo, en general, 112 goles, y más si los medimos por el daño que le han hecho al Real Valladolid, en particular. Las primeras veces que el gallego se enfrentó a la camiseta blanquivioleta fue en Segunda B, con el filial del Celta, frente al Promesas. Jugó en seis ocasiones y ya anotó dos tantos entre las temporadas de la 2013-14 a la 2016-17. Sin embargo, cuando llegó al fútbol profesional, Iglesias se desató frente al Real Valladolid. En cuatro partidos le hizo siete tantos, destrozando las estadísticas.

Foto de Borja Iglesias

En la campaña 2017-18, jugó en Segunda cedido por el Celta en el Real Zaragoza. Su participación en estos encuentros fue escandalosa. En el partido de la primera vuelta en Zorrilla (3-2) anotó los dos tantos de los zaragozanos, mientras que en el de la segunda vuelta, en La Romareda, se repitió el tanteador (3-2) e Iglesias hizo un triplete goleador anotando todos los tantos de su equipo en este encuentro.

Su fantástica temporada en Zaragoza le valió para conseguir un sensacional traspaso al Espanyol de Rubi, en su debut en Primera División, donde hizo 17 goles y, por supuesto, no falló a su cita con el gol ante los pucelanos. En el encuentro de la primera vuelta, aquel en el que los periquitos podían ponerse líderes si ganaban y los de Sergio colíderes si se hacían con los tres puntos, el delantero gallego marcó el tanto de su equipo en la primera parte, que sólo se pudo igualarse con el tremendo golazo de falta de Daniele Verde en el descuento (1-1). También en el encuentro de la segunda vuelta, el Panda anotó en su duelo contra los vallisoletanos (3-1) dejando un reguero de pólvora brutal cada vez que se enfrenta al Real Valladolid. En total, en 10 partidos, le ha metido nueve goles, pero en fútbol profesional, en Primera y Segunda, la cifra es brutal: siete goles en cuatro partidos, lo que da una idea del peligro de un Betis que compraba al jugador esta semana, que cuenta con Rubi en el banquillo, su entrenador también la campaña pasada, y que, aunque es difícil que entré como titular, casi seguro tendrá minutos contra uno de los rivales que mejor se le da.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com