El partido clave de Juergen Klopp

The Best FIFA Football Awards

Liverpool v Barcelona - UEFA Champions League Semi Final: Second Leg © Getty Images

El 26 de mayo de 2018 fue un día amargo para los Reds. El Liverpool FC de Juergen Klopp perdió por 3-1 ante el Real Madrid la final de la Liga de Campeones de la UEFA. Pero el equipo no tardó en recuperarse del golpe y encontrar la motivación para asaltar el trono de nuevo.

Sin embargo, todo pareció torcerse en el partido de ida de semifinales: el conjunto inglés cayó 3-0 en su visita al FC Barcelona. Todo apuntaba a que habría que volver a posponer el sueño un año más. Sin embargo, ocurrió algo inesperado…

El esquema táctico

Para el partido de vuelta, Klopp no pudo contar con los lesionados Mohamed Salah y Roberto Firmino, de manera que Xherdan Shaqiri y Divock Origi ocuparon su lugar en el once. En el descanso, un indispuesto Andrew Robertson cedió su puesto a Georginio Wijnaldum. Esos teóricos suplentes acabarían siendo cruciales…

Klopp decidió salir con un 4-3-3, mientras que el FC Barcelona defendió principalmente con un 4-4-2. Dado que el cuadro catalán pretendía cerrar filas por el centro, el Liverpool se dedicó a buscar las bandas una y otra vez con balones largos. Sin duda, una de las mejores bazas de los Reds la pasada temporada.

Tácticamente, el juego de elaboración del Liverpool se asemejaba al del Manchester City, con cinco hombres presionando entre las dos líneas defensivas del Barça. Y, en la zona donde normalmente se mueven los falsos laterales del City, se movían los centrocampistas llegadores del Liverpool.

Este planteamiento permitió a los visitantes lanzar constantemente peligrosos contraataques, pero tanto los centrales como el arquero Alisson Becker se encargaron de desbaratarlos de manera brillante. Por si fuera poco, la agresiva presión tras pérdida del Liverpool cortó de raíz la mayoría de intentos de contragolpe de los azulgranas.

[embedded content]

El resultado

Como era de esperar, los locales empezaron ejerciendo una presión muy alta y obligaron al FC Barcelona a sacar el balón en largo, algo muy poco habitual en el equipo de Ernesto Valverde.

El 1-0 llegó cuando apenas habían transcurrido siete minutos, y se originó en un balón largo mal defendido por los visitantes que Origi se encargó de enviar al fondo de la red. A continuación, ambos equipos tuvieron buenas ocasiones de gol, pero fueron los hombres de Klopp quienes golpearon de nuevo. Después de volver a ganarle la partida a la defensa del Barça por la banda derecha gracias a su presión, Trent Alexander-Arnold centró el balón y Wijnaldum, quien acababa de saltar al césped, remató con acierto.

Apenas dos minutos después, la mítica grada The Kop explotó de júbilo. Esta vez, la jugada nació en la banda izquierda: Shaqiri puso el balón en el área y Wijnaldum marcó con un cabezazo inapelable.

Y, en uno de los saques de esquina más increíbles de la historia del fútbol, los Reds pusieron el 4-0 en el marcador y sellaron su billete para la final.

[embedded content]

La reacción

“Si tuviera que describir este club, diría que es un corazón inmenso que esta noche ha latido muy fuerte. Seguro que lo han podido oír en todo el mundo. Ganarle al Barcelona es una de las cosas más difíciles que existen en el fútbol, y encima dejar nuestro arco a cero… No sé cómo lo han hecho. Conseguir todos juntos este ambiente tan emotivo es muy especial. Los protagonistas son los jugadores. Nunca había visto esta combinación de potencial y fe inquebrantable, y demuestra todo lo que se puede lograr en el fútbol. Antes del partido, les dije a los chicos: ‘Yo creo que no se puede. Pero, como sois vosotros, seguro que tenemos alguna posibilidad’. Son unas auténticas bestias en cuanto a mentalidad“.

Juergen Klopp

[embedded content]

“Antes del partido nos dio una charla increíble. Estuvo sobresaliente, y creo que fue así como nos motivó”.

Dejan Lovren, sobre Juergen Klopp

“Después del partido de ida en España, confiábamos en que podíamos marcar cuatro goles y ganar 4-0. Pero la gente lo dudaba, no pensaba que podríamos conseguirlo. Sin embargo, hemos vuelto a demostrar que en el fútbol todo es posible. Me cabreó bastante que el entrenador me dejara en el banquillo. Solo intenté ayudar al equipo, y estoy encantado de haber contribuido con dos goles”.

Georginio Wijnaldum

Y el colofón…

Tras la espectacular remontada ante el Barcelona, la victoria por 2-0 contra el Tottenham Hotspur cuatro semanas después, en la final de la Liga de Campeones, fue mucho menos espectacular, pero seguro que a Klopp, a su equipo y a la afición del Liverpool no les importó demasiado.

[embedded content]

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com