Roglic, líder sólido: “Estoy un paso más cerca de la victoria”

Primoz Roglic necesitaba resarcirse en la Sierra de Guadarrama de su error camino de Guadalajara, cuando no estuvo atento al corte en el que se filtró Nairo Quintana. Y el esloveno volvió a mostrar su cara más seria, defendiéndose a la perfección de las aceleraciones de sus rivales, sobre todo de Miguel Ángel López, pero también de Alejandro Valverde. En el podio estaba sonriente y buscaba con la mirada a su mujer y su hijo. Fue un buen día para el del Jumbo: “Tuve buenas piernas y pude defenderme. El equipo también hizo un buen trabajo porque, cuando me quedé solo, estaba Powless esperándome desde la escapada. Lo que ocurrió camino de Guadalajara sirvió para aprender. ¿Que me quedé solo? Mis compañeros estuvieron tirando muchos kilómetros”, explicó el líder de la Vuelta, que además entró segundo y logró bonificación sobre Valverde.

Roglic, que aún espera “mucha batalla hasta Madrid”, sí se ve “un paso más cerca de la victoria” después de salir indemne del examen de ayer. Alejandro Valverde también recuperó el segundo puesto, pero se vio atado por la situación de carrera a pesar de los intentos de López: “Le teníamos controlado, pero yo no podía colaborar porque Nairo lo estaba pasando mal por detrás”. En cuanto a sus opciones de victoria, fue realista: “Se está viendo que Roglic está muy fuerte. No sé qué se puede hacer. Quedan dos días duros y podemos seguir ganando o cediendo tiempo”.

Y es que, como dijo el murciano, los líderes de esta Vuelta “están unos días bien y otros mal”. Ayer le tocó sufrir a Pogacar, el joven de 20 años del UAE que acusó el desgaste en la que es su primera carrera de tres semanas. “Tuve un mal día, hice lo que pude y estoy un poco decepcionado”, aseguró el esloveno, que bajó a la quinta posición de la general.

Superman López: “Lo tengo que probar una y otra vez”

a fiesta colombiana en Guadarrama tuvo a Sergio Higuita como protagonista, pero no se quedó atrás Superman López, el líder del Astana que fue el favorito que más lo intentó camino de Becerril. Aunque hubo momentos en los que pareció poner en jaque a sus rivales, con una estrategia en la que tuvo a Omar Fraile como mejor colaborador, finalmente su combatividad sirvió para hacer desfallecer a Pogacar, al que arrebató el maillot blanco de mejor joven, y a Nairo, al que se le acercó en la lucha por el podio. “Eran los dos objetivos”, dijo el boyacense de 25 años, que destacó que el maillot blanco le hace ilusión porque es el último año en el que puede vestirlo.

En la general es cuarto, a 4:17 del maillot rojo de Roglic, pero a sólo 46” de meterse en la tercera plaza del podio que aún mantiene Nairo Quintana. Sin embargo, su protagonismo en la carrera, de cara a la etapa de Gredos, puede ir más allá porque tras jornadas como las de ayer, el del Astana parece tener el arrojo suficiente como para intentar hacer saltar la carrera por los aires: “Recuperé tiempo a varios rivales a base de intentarlo una y otra vez. Si me acompañan las fuerzas, ese debe seguir siendo el camino”.

Aunque reconoce que llega algo justo a este final de carrera, una prueba donde sufrió una fuerte caída en Andorra, sí ha recuperado la mentalidad: “A poco que esté bien, esta es mi forma de correr y eso también me hace convencerme de seguir intentándolo hasta el final y sacar un plus de donde no hay”.

En el Astana siempre se ha asegurado que López merece entrar en el podio y todo el equipo se sacrifica en estrategias extremadamente ofensivas (su primera arrancada ayer fue a más de 60 km para el final): “Algunas veces las etapas parecen un rompecabezas en el que hay que saber encajar las piezas. Si se logra, se puede optar a todo. ¿Dejar a Roglic? Se está viendo lo fuerte que está, pero no creo que sea imposible”

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com