Dennis vuela hasta el arcoíris

Rohan Dennis, el defensor del arcoíris contrarreloj, no corría desde su sonada espantada en el Tour: abandonó en la previa de la crono, tras una bronca con sus directores, y ni en el Bahrain sabían cómo llegó hasta Bagnères-de-Bigorre, final de aquella etapa. De hecho, el australiano completó los 54 kilómetros desde Northallerton hasta Harrogate con una bici de la marca BMC y no de Merida, el segundo espónsor de su actual equipo (a pesar de que tiene contrato para 2020, no parece existir ninguna sintonía entre las partes implicadas). Pero dio igual la falta de rodaje y la polémica que le rodea desde julio: dobló a Victor Campenaerts y a Primoz Roglic y revalidó su título con una aplastante superioridad. Su mujer le recibió con lágrimas y el hijo de ambos en brazos: “Puse las cosas en su sitio, merecíamos esta alegría”. A los 29 años, ostenta triunfos en las tres grandes y dos campeonatos del mundo de CRI.

La ciudad balneario de Harrogate, sede de los Mundiales de 2019, acogió una crono masculina bastante descafeinada en cuanto a ambiente, muy pobre excepto en la salida y en la meta, y a la batalla por el resultado: Dennis sacó 1:09 a Remco Evenepoel, plata, y 1:55 a Filippo Ganna, bronce. Al menos respetó el clima, y los ciclistas esquivaron el aguacero de días anteriores.

Evenepoel, la sensación belga de 19 años, alcanzó su primera medalla en la categoría absoluta. Después de arrasar como júnior en 2018 (se proclamó doble campeón del mundo y continental de contrarreloj y de fondo) en 2019 ya impresiona en la disciplina cronometrada: oro en el Europeo y plata mundialista. “Simplemente aproveché la mejor forma de mi vida”, dijo con humildad. Aunque Campenaerts, vigente poseedor del récord de la hora, marcaba tiempos para acompañar a su compatriota en el podio, se cayó, sufrió una avería y debió cambiar de bicicleta: “Una tarde para olvidar”. El italiano Ganna, brillante pistard, entró en la élite de la especialidad con su tercera plaza.

La mala actuación de los dos representantes nacionales, Jonathan Castroviejo (bronce en 2016) acabó 24º y Lluis Mas, 39º, significa que España dispondrá de una única plaza en la crono de los Juegos de Tokio. Se necesitaban los puntos de una posición dentro del top-ten. Roglic, justo de fuerzas tras conquistar la Vuelta, tampoco ofreció su versión rodillo: terminó 12º… y en la foto victoriosa de Dennis como doblado.