Rodrygo levanta al Bernabéu nada más salir

El dato queda bonito como carta de presentación para el chaval: sólo ha tardado 30 segundos más que Ronaldo en marcar su primer gol con la camiseta del Madrid. Y no un tanto cualquiera, un auténtico golazo. En quince segundos demostró que la camiseta madridista le queda como un guante y confirmó todo lo bueno que desde Brasil nos han contado de él.

Es menos potente que Vinicius, pero también menos desordenado y más certero. Su definición buscando el rincón fue pura clase y no parece casualidad. La competencia en banda izquierda es feroz y Hazard manda en ese puesto, pero Rodrygo ha puesto las bases para que a partir de ahora su entrenador le tenga una consideración mayor. No está sobrado este año el aficionado blanco de jugadores por los que merezca la pena pagar una entrada y Rodrygo tiene pinta de pertenecer a ese grupo de elegidos.