Barrenetxea: “En diez años me gustaría ser un referente de la Real”

En diciembre cumple 18 años y lo hará como jugador del primer equipo de la Real Sociedad a todos los efectos. Queremos conocer mejor al segundo jugador txuri-urdin más joven en debutar en Primera división. Hace un año jugaba en el juvenil y ahora es el benjamín de la élite de nuestros. Así es Ander Barrenetxea.

¿Cómo asimila todo lo que le está pasando en tan poco tiempo?
Son números nada mas y lo que quiero es seguir sumando y cuantas más cosas haga, mejor.

Es el benjamín de la plantilla, ¿le tratan bien en el vestuario del primer equipo?
Sí, todos muy bien. Estoy muy contento.

¿Pero hay paternalismo por tener sólo 17 años?
Al principio, cuando subía el año pasado, sí que había eso, pero este año ya me tratan como uno más.

Claro es que es del primer equipo siendo a pesar de ser tan joven…
Sí, y al principio cuesta asimilarlo, pero luego ya entrenas todos los días con ellos y ya vas viendo todo como normal.

¿Fue más difícil subir al primer equipo o ahora luchar por un puesto en el once titular?
El año pasado llegó todo por las lesiones, fue de rebote, y eso no fue tan difícil como este año que es mantenerse y luchar por un puesto.

Claro es que encima se ha encontrado con una de las plantillas más completas de la Real en los últimos años…
Al final jugar con esos pedazo de jugadores y cada día estar con ellos, hace que mejore y me da un plus.

¿Qué pensó cuando le comunicaron en verano que subía al primer equipo?
Al principio no me lo creía, pero al final cuando vas a Zubieta con la confianza que te dan, te vas adaptando y te pones muy contento.

¿Creía que era lo mejor o pensaba que igual tenía que irse cedido?
Al principio sí que hay dudas, por lo jugadores que vienen, pero luego con la confianza que te dan, crees que es una buena opción y que tendré mis oportunidades. Ahora me las tengo que ganar.

Pero claro, por ahora sólo ha jugado 85 minutos… ¿no piensa que igual se equivocó?
No, que va. Soy muy joven todavía, es un peaje que tengo que pasar para ser mejor y no me vendrá mal estar sin jugar unos partidos y volver hecho más jugador y con más fuerza. Porque en cada entrenamiento doy lo máximo y aprendo mucho, que es lo que tengo que hacer.

Pero no debe ser fácil estar sin jugar nada más llegar a la élite…
Es un cambio muy brusco pasar de jugar todo a no hacerlo. Pero soy joven y soy consciente de dónde estoy. Y todo el mundo me dice que esté tranquilo.

¿Dónde estaba hace un año?
Estaba con el equipo juvenil.

Y un año después en Primera…
(Sonríe) Sí, todo parece que está corriendo mucho, pero las cosas llegan por algo y creo que todo ha llegado en el momento justo.

Acaba de empezar en la Universidad, ¿qué estudia?
Estoy estudiando magisterio.

¿Para seguir los pasos de su madre (Azu Muguruza, profesora y entrenadora de Liga Femenina de baloncesto)?
Bueno, no estaría nada mal. La verdad es que me gustaría. Ella es un referente.

¿Cuánto le ha ayudado tener una madre vinculada al deporte profesional?
Al final tenerla y que sepa cómo funciona el deporte ha sido un apoyo importante. Siempre me ha dado muchos consejos.

¿Le deja un poco a su aíre o está muy encima?
Me da libertad, me deja que haga mi camino. Pero me aconseja que nunca me crezca y que tenga cuidado con el ego.

¿Qué le gusta hacer cuando no juega a fútbol?
Me gusta estar con mis amigos mucho, y me gusta jugar a la playstation con el FIFA.

En el FIFA ya aparece, ¿se suele poner como titular?
(Sonríe) Pues mira, cuando juego con la Real no me suelo poner como titular, porque con los jugadores que hay… ¡cómo me voy a poner en el once!

¿Le gusta el perfil que le han hecho o echa de menos algo?
Bien, bien, está bien. Claro que me gustaría ser mejor, pero es adecuado a lo que he jugado hasta ahora.

¿Supone mucha presión que siendo tan joven haya tantos ojos puestos en su evolución?
No, lo llevo con naturalidad. La verdad que intento no fijarme en las cosas que me dicen para que no se me suba, y vivir el momento, que es increíble.

¿Qué se ha marcado para este primer año en la élite?
No tengo ningún objetivop marcado, por no ponerme techos, más que nada. Quiero jugar lo máximo que pueda, aprender de mis compañeros cada día y hacerlo todo lo bien que pueda cuando juegue.

¿En qué jugador se fija como ejemplo?
Mikel Oyarzabal. Es un tío serio, tiene dos dedos de frente y es un jugadorazo increíble. Es un ejemplo de todo, porque parece que todo lo hace bien, en los estudios y en el fútbol, sabe qué hacer en cada momento, y eso me parece increíble.

¿Cómo se ve dentro de diez años?
Pues me gustaría ser un referente para muchos niños y seguir muchos años en la Real Sociedad.

¿Piensa en que puede ir a la Champions con la Real el próximo año?
Me encantaría. No me voy a mojar, pero la cosas va bien y espero que sigamos a casa.

Es que en verano dijo que tenían equipo de Champions…
(Risas) Sí, sí. Es verdad. Pero me vine un poco arriba. Pero estoy seguro de que vamos a pelear por entrar en esos puestos.