LaLiga retira el balón de invierno por su escasa visibilidad

EI balón de invierno se estrenó esta jornada con polémica, ya que su tonalidad rosa oscuro hacía que se confundiese y resultase menos fácil de distinguir para jugadores, aficionados y telespectadores.

LaLiga, al término de la jornada, publicó una nota informativa en la que reconocía su descontento y anunciaba que, a partir de ahora, ese balón de invierno no será el habitual:LaLiga y Puma desean aclarar que el nuevo balón de LaLiga de color rosa, presentado la semana pasada, se ha utilizado en todos los campos de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank en la última jornada por ser la primera desde su presentación. A partir de ahora será usado únicamente en aquellos partidos con condiciones climatológicas adversas, como estaba previsto”.

Este comunicado rectifica al del pasado 21 de octubre, cuando PUMA y LaLiga presentaron el balón oficial en un “mágico color rosa”, según publicitaron. Entonces, el mensaje fue otro: “El nuevo balón se usará en todos los partidos de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank a partir del viernes 24 de octubre de 2019 y hasta el 23 de febrero de 2020”.

De ese comunicado inicial llamaba la atención que el uso del balón se estableciese para unas fechas determinadas, no previendo, por ejemplo, qué sucedería si nevase en marzo, por lo que se entiende que obedecía a una campaña comercial.

LaLiga rectificó ayer y ya no se verá más el balón de invierno hasta que se tenga jugar con el césped nevado o el partido deba disputarse bajo nieve, niebla o lluvia intensa que impida la clara visibilidad del balón.

Fuentes de LaLiga confirmaron a AS que el organismo no recibió ninguna queja formal por parte de clubes, entrenadores o jugadores.

Los que sí se quejaron mayoritariamente fueron los aficionados, que a través de la redes sociales mostraron su descontento incidiendo en que el balón no se distinguía.

El balón de invierno nació en los países nórdicos y siempre era de un color chillón (amarillo o naranja fosforito) con la finalidad de que se diferenciase cuando el césped estaba nevado.

Esas condiciones climáticas, en España, apenas se dan. Este fin de semana en la mayoría de los campos los partidos se jugaron con una temperatura entre 15 y 18 grados y los terrenos en perfecto estado.