Modric, sobre Bale: “Hay que respetar su manera de ser”

El centrocampista croata del Real Madrid Luka Modric afirmó que el gol de su compañero Sergio Ramos que forzó la prórroga en la final de mayo de 2014 de la Liga de Campeones contra el Atlético de Madrid, disputada en Lisboa y en la que el conjunto blanco conquistó ‘La Décima’, “puede que cambiara la historia del fútbol en Europa”.

“Puede ser que ese gol cambiara un poco la historia del fútbol en Europa. El Real antes ya había ganado mucho, es cierto, pero llevaban 12 años sin levantar una ‘Champions’. Este gol cambió el ‘chip’. La mentalidad fue muy importante, porque estar 12 años hablando de ‘La Décima, La Décima, La Décima …'”, comentó en una entrevista que publica este miércoles el ‘Club del Deportista’.

Ese tanto derribó un listón psicológico, según él, después de ser tres veces semifinalista con el técnico portugués José Mourinho. “El gol de Sergio acabó superando esta barrera mental y dio un gol para la historia, que cambió todo, ya que probablemente, si no es por eso, no hubieran venido tantos éxitos como vinieron después”, justificó. 

Luka Modric se declara ajeno a todo el ruido que rodea al mundo del balompié. “¡Yo preferiría solo el balón, y a jugar, sin duda! Sin nada alrededor. Pero eso hoy en día es imposible”, indicó el internacional croata, aficionado a las redes sociales y, en concreto, a Instagram, que usa para ‘aislarse’.

Sobre el ‘Balón de Oro’, admitió que fue un “reconocimiento” a toda su carrera y, en concreto, el premio a “un año muy bueno”, el de 2018, en el que ganó la Liga de Campeones con el Real Madrid y alcanzó la final del Mundial de Rusia con Croacia. “Aunque no me guste hablar de mi, jugué una muy buena temporada a nivel individual. Fue muy bonito ver a todos reconocer mi trabajo”, confesó.

Se comparó con el delantero galés Gareth Bale, porque es introvertido como Modric. “Gareth y yo somos muy parecidos. Somos tímidos y a veces no hablamos mucho. Gareth habla y entiende el español, y hay buen ambiente y se lleva muy bien con los compañeros y está encantado disfrutando de Madrid y del mejor club del mundo. Eso sí, cada uno disfruta a su manera y hay que respetar su manera de ser”, matizó.

En cambio, no dudó en hacer un trueque de todos sus trofeos ganados a nivel individual por la Copa del Mundo. “Cambiaría todos mis trofeos individuales por haber sido campeón del mundo con Croacia. Haberlo ganado, y encima como capitán, habría sido increíble. Hicimos el mejor resultado en la historia de mi país. Pero finalmente no se consiguió, y fue una pena, ya que hicimos algo muy bonito y que nos dejó muy contentos y orgullosos. Faltó un último pasito. ¡Ojalá en 20 años haya una generación que lo consiga!”, deseó.