Asensio empieza a ver la luz

Marco Asensio ha superado la barrera psicológica de los 100 días alejado de los terrenos de juego. Lo ha hecho apuntándose una muesca más en su escala de logros. El balear ya pisa el césped de Valdebebas, aunque lo hace con mucho cuidado y descalzo. Tras dejar hace un par de semanas las muletas, recupera sensaciones casi más mentales que físicas…

Porque Asensio no puede evitar sentir el gusanillo de volver a jugar. El viernes pasado, en la previa del Betis, se acercó a uno de los banquillos del Campo 3, donde se ejercitaba el equipo, para ver de cerca la primera mitad de la sesión. Después, se fue a continuar sus maratonianas sesiones de recuperación para seguir poniendo a punto su rodilla izquierda, en pleno proceso de ‘regeneración’ de la utilidad de la articulación tras ser operado por la rotura del ligamento cruzado anterior y del menisco externo (se lesionó el 22 de julio).

Se evalúa semana a semana

Asensio está completando jornadas de ocho horas de trabajo de recuperación en las que combina fisioterapia, gimnasio (mucha bicicleta) y ejercicios en una piscina especial de Valdebebas. También se trata de mantener el tono muscular en la pierna no intervenida, la derecha, y fortalecer la musculatura vecina a la rodilla operada. El objetivo, que evalúa semana a semana, sigue siendo llegar a tiempo a la Eurocopa con la Selección.