Bale se va con Gales sin haberse entrenado en 25 días

De oca a oca y tiro porque me toca. Con ese símil puede ilustrarse el movimiento que va a completar Bale. No se ha entrenado con el grupo en 25 días desde que volvió del anterior parón, pero acudirá a la convocatoria de Giggs para los compromisos contra Azerbaiyán (sábado 16) y Hungría (martes 19) en los que su Gales se juega la clasificación directa para la Eurocopa.

Su estado al regreso del anterior virus FIFA fue motivo de preocupación. Sufrió un calambre en los últimos minutos del partido contra Croacia, pero continuó jugando. No parecía grave. Sin embargo, los cinco primeros entrenamientos tras regresar los completó en el gimnasio. No viajó a Mallorca ni a Estambul y el Madrid tampoco emitió parte médico por petición del jugador acogiéndose a su derecho a la privacidad. Su viaje a Londres en vísperas del partido contra el Leganés desató controversia y alimentó las especulaciones sobre su futuro. Desde entonces, ha alternado las sesiones en el gimnasio con el trabajo en solitario sobre el césped mientras las dudas seguían sin resolverse.

Bale se irá con Gales envuelto en el misterio, sin minutos ni entrenamientos con el grupo. Una situación incómoda para el club que tampoco es óptima para su selección. Giggs lamentó que en el último parón de la temporada pasada llegara fuera de forma por no disputar un solo minuto en los tres últimos partidos con el Madrid por su desaire en Vallecas. Ahora llega igual, con dudas sobre su estado y habiendo sembrado el desconcierto en su club.