El Madrid abre el paraguas

El Real Madrid ha encontrado una constante sobre la que apoyarse para seguir creciendo, en juego y resultados. El potencial ofensivo blanco está fuera de duda, aunque de momento se reproduce de forma guadianesca, intermitente: en los cinco últimos partidos ha logrado dos goleadas colosales (5-0 al Leganés y 6-0 al Galatasaray), pero entre los tres restantes sólo ha hecho un gol, el que marcó en Estambul; contra Mallorca y Betis se quedó a cero. Mientras encuentra la regularidad realizadora, los de Zidane han aprendido a curarse desde la estabilidad defensiva. El temporal blanco descarga sólo de vez en cuando, pero a cambio el Madrid ha aprendido a abrir el paraguas.

Son cuatro partidos consecutivos sin encajar gol: Galatasaray (0-1), Leganés (5-0), Betis (0-0) y Galatasaray de nuevo (6-0). Sumando los minutos transcurridos desde que encajó el tanto de Lago Junior en Mallorca (1-0; marcó en el 7′), son ya 443 minutos sin que Courtois deba recoger un balón del fondo de la red; siete horas y trece minutos, nada menos. No estaba el Madrid tanto tiempo sin encajar un gol desde el inicio de la 2015-16, con Rafa Benítez en el banquillo y Keylor Navas en la portería; entonces encadenó cinco duelos sin recibir goles hasta que el Athletic perforó la meta blanca por primera vez en la quinta jornada de LaLiga.

Responde a varios factores este subidón general de las prestaciones defensivas blancas. El rival sigue llegando con cierta asiduidad, pero en situaciones mucho más complicadas de resolver, probablemente gracias a esa medular Valverde-Casemiro-Kroos, que con la incorporación del uruguayo ha ganado en despliegue y ayudas. En los cuatro últimos partidos el Madrid ha recibido 36 disparos en total (incluidos bloqueos), diez de ellos a puerta, el 28%. En los cuatro partidos anteriores (Mallorca, Granada, Brujas y Atlético) le tiraron menos en total (27), pero más entre palos (11); el porcentaje sube claramente a un 41%. El resultado fueron cinco goles encajados en esos cuatro partidos.

El Madrid se protege mucho más en zonas de peligro inminente y también ha experimentado una mejora importante en la figura de Courtois. El belga detuvo esos diez disparos a puerta en los cuatro últimos partidos y empieza a enmendar unas cifras que no estaban a la altura del portero del Real Madrid. Nunca había encadenado Courtois de blanco cuatro partidos sin que le marquen. Antes de esta racha, el belga había logrado detener sólo 11 de los 23 tiros que le habían hecho a puerta este curso, el 48%; en los cuatro últimos duelos ha alcanzado el 100% y ha mejorado ostensiblemente sus cifras: ya ha hecho 21 paradas en 33 tiros, un 64%. Mucho más acorde al nivel que mostró en Atlético y Chelsea y que le llevó al Real Madrid en el verano de 2018.