Europa catapulta a la segunda unidad de Machín

Despresivo en LaLiga, el Espanyol ha encontrado en Europa un paréntesis a sus males y posiblemente una medicina que le puede ayudar a solucionar sus problemas en la clasificación. El encuentro ante el Ludogorets, en primer lugar, reivindicó a varios jugadores que no han entrado aún en el plan prioritatio de Pablo Machín, pero cuyo rendimiento o recuperación les acerca a plantar cara a los teóricos titulares.

Fernando Calero se estrenó con el nuevo entrenador con buena nota aunque con poco trabajo teniendo en cuenta las dificultades en ataque del Ludogorets. El central, eso sí, entendió a la perfección su rol con el balón, y sobresalió con varios cambios de juego a Sébastian Corchia, una sociedad que ya sucede en Liga con David López y Víctor Gómez. Incluso, probó en el centro de la defensa como recambio de Bernardo Espinosa. Poco a poco, el vallisoletano se debe ir consolidando en la alineación aunque apunta a suplente el domingo.

Por delante, Esteban Granero sigue resaltando en sus apariciones. Ya fue de los más destacados en Razgrad. El mediocentro le da pausa al juego además de ser un seguro a balón parado, uno de las momentos que más aprecia Machín. El jueves sacó el córner del 2-0 y también asistió a Óscar Melendo en el 1-0. Capitán y con jerarquía, su progresión le hace competir con Víctor Sánchez en mediocampo como acompañante de Marc Roca.

La mediapunta es quizás la zona del campo que más incógnitas despierta. Matías Vargas empezó de titular pero Wu Lei le ganó la partida ante el Valencia, mejorando las prestaciones del argentino. Óscar Melendo volvió anotar y demostró de nuevo su facilidad para asistir al delantero en condiciones favorables. Sergi Darder, Vargas, Lei y Melendo, cuatro jugadores que están llamados a repartirse esa mediapunta, con cuatro estilos de juego distintos, capaces de adaptarse a diferentes situaciones, pelearán por esas posiciones.

La punta de ataque dio también buenas noticias. Víctor Campuzano, quien además aporta juego fuera del área, volvió a demostrar su instinto goleador. El delantero marcó como también Facundo Ferreyra. Ambos se han repartido la plaza de delantero a la espera también de la recuperación del lesionado Jonathan Calleri. Dos perfiles distintos que Machín deberá readaptar a la espera de que solventen los problemas de gol del equipo. El Espanyol marcó seis de los 12 remates a puerta que realizó y anotó los mismos goles en 90 minutos que en los 12 partidos de LaLiga. Un dato que debe servir de punto de inflexión.