Herrera, de suplente a héroe, pone de los nervios al Getafe

El protagonista del partido estaba sentado en el banquillo combatiendo el frío cuando la lesión de su compañero Rubén le obligó a ponerse las botas y calentar. Herrera salió en el 18’. Fue héroe minutos después, en el arreón final del Getafe en el cual el portero rojillo fue determinante al realizar dos paradones a disparos de Arambarri.

A excepción del arranque brioso que tuvo el Getafe, con tres llegadas en los primeros seis minutos, y los últimos diez, en los que de nuevo el Getafe fue superior con un remate al larguero de Molina y esos paradones de Herrera, el partido decayó en sensaciones y ocasiones, con Getafe y Osasuna dando la espalda al fútbol. Como ninguno de los dos circulaban el balón por el centro del campo, el desarrollo fue trabado, con ayudas defensivas constantes que abortaban toda intención del contrario. Las segundas jugadas tomaban seria importancia.

A los 45 segundos Ángel había desperdiciado la primera ocasión, anulada por fuera de juego. A los 3’ Rubén desvió a córner un remate por bajo de Maksimovic. A los 6’, Ángel envió rozando el larguero una jugada de estrategia de falta. Apenas habían transcurrido poco más de cinco minutos y el Getafe había desarbolado a Osasuna en tres ocasiones. Fue todo, porque Aridane y David García ataron en corto a Molina y Ángel.

Un choque de Ángel con Rubén acabó con el portero lesionado y siendo sustituido en el 18’. La noticia no era buena para Osasuna, pero resultó siendo la mejor.

La primera ocasión rojilla fue un remate sorpresa de Roberto Torres en el 21’, que se asemejó más a un ensayo de rugby que a un remate a portería. En el 25’, Aridane sacó un tiro de Jason que entraba en portería. De ahí al descanso lo más llamativo fue un no penalti de Aridane a Molina, protestado por los azulones pero el defensa rojillo sacó limpiamente el balón antes de contactar levemente con el delantero.

La segunda parte comenzó como empezó la primera: 0-0. Esta vez, Ángel sólo tardó 15 segundos en buscar portería, pero su disparó buscando el ángulo se salió fuera. De nuevo fue Ángel quien buscó las cosquillas a Herrera con un cabezazo en el 53’, pero llegó tierno a las manos del portero.

Como ninguno perdía, por más que ambos deseasen el triunfo la estrategia primera fue conservar el empate. Del mal, el menos. La lesión de Nacho Vidal averió la estrategia de Arrasate. Su función era trabajar la banda derecha para taponar a Kenedy y Cucurella. Su cambio por Brandon obligó a una reestructuración posicional del equipo.

En el 65’, un remate de cabeza de David García a envío de Rubén García fue la ocasión más clara de Osasuna.

Bordalás esperó hasta el 73’ para hacer el primer cambio. Mata por Jason. Más pimienta en ataque. Se notó, un balón peleado por Mata junto al córner acabó con remate de Molina al larguero. Era el minuto 79 y el Getafe, ya sí, quería y creía. Fueron momentos duros para Osasuna, como los dos que salvó Herrera a disparos de Arambarri, en el 84’ y en el 91’. Herrera, que comenzó de suplente, acabó siendo el héroe.