Olaza desempolva su fusil

No eligió un escenario cualquiera para estrenarse como goleador con el Celta. Lucas Olaza inauguró su cuenta personal en el Camp Nou y ante Marc-André ter Stegen. El lateral sorprendió al portero alemán con un potente lanzamiento de falta, una de las especialidades del charrúa.

Tras la marcha de su compatriota Maxi Gómez, el carrilero ha asumido el rol de segunda opción para ejecutar los tiros libres, por detrás de Iago Aspas. En Barcelona, el moañés probó fortuna minutos antes de que Olaza estableciera el momentáneo 1-1. Ya en la segunda parte, el uruguayo rozó su segundo tanto en otra acción a balón parado.

Aunque en Vigo aún no había mostrado esta faceta, el jugador cedido por Boca Juniors tiene un fusil en su zurda. Los números así lo ponen de manifiesto. En la temporada 2013-2014 marcó seis goles con el River Plate de su país, en 2017 rubricó ocho dianas militando en Danubio y al año siguiente festejó cuatro en el Talleres de Córdoba argentino.

Olaza vivió un doble bautizo ante el Barça. Además de anotar su primer gol, Óscar García lo utilizó de central izquierdo, una posición novedosa para el montevideano.