Los Blazers entran en crisis y los Kings empiezan a ver la luz

Cara y cruz en Sacramento. Los Kings empiezan a jugar bien y a ganar partidos, mientras que los Blazers no encuentran su juego y no dejan de perderlos. El equipo de Luke Walton consigue su cuarta victoria en los últimos cinco partidos y sale del pozo tras empezar con un récord de 0-5 que hizo saltar las alarmas y puso sobre aviso a la franquicia. Poco a poco han remontado y han empezado a verse los primeros brotes verdes, aunque todavía es pronto para predecir hasta dónde pueden llegar en la presente campaña.

Ante los Blazers, ahondaron en la herida de un equipo tocado y sumaron su segunda victoria de la temporada en casa, ganando además los dos últimos partidos. Es importante que se hagan fuertes en su feudo, pues será allí donde deberán sumar victorias si quieren tener opciones de llegar a unos playoffs que no pisan desde 2006, la ausencia más larga de la competición. El año pasado ya tontearon con la fase final y el despido de Joerger unido a la llegada de Walton era el paso que querían dar para culminar un proyecto de gente joven como Bogdan Bogdanovic, que hoy ha anotado 25 puntos y ha repartido 10 asistencias (con 4 robos) siendo el jugador más destacado del partido. De momento, el inicio con el ex entrenador de los Lakers no ha sido brillante, pero los Kings empiezan a ver la luz.

Y eso que no contaron con Fox ni Bagley, ambos lesionados. Esto hizo que hubiera protagonismo de otros jugadores. Fue el caso de Bogdanovic, pero también de Bjelica (19+12), Holmes (11+10), Hield (20 puntos) o Barnes (16). El juego colectivo fue la clave de los locales, que tuvieron una defensa excelente dejando a sus rivales en menos de 30 puntos en todos y cada uno de los cuartos del partido. Dejaron a Lillard en 27 puntos, 6 por debajo de su promedio, impidiéndole lanzar mucho (solo 10 tiros) y anulando al que está siendo el único miembro salvable de la plantilla de los Blazers en este curso.

El partido no tuvo mucha historia. Portland se fue por delante en el primer periodo (24-21) y aguantó al descanso (49-46) pero los 35 puntos recibidos en el tercer cuarto fueron claves en el devenir del partido. Los Kings consiguieron una ventaja que ya no perderían y sentenciaron en el último periodo quedándose a tan solo dos victorias de los playoffs y con mejor récord que los Blazers (4-7 ahora), un rival que, tal y como están las cosas, puede llegar a ser directo a la hora de clasificarse para las eliminatorias por el título.

Por otro lado, en Portland no cesan los problemas. Ya dijimos que necesitaban soluciones más allá de Lillard y las sensaciones son negativas si lo comparamos con el año pasado, cuando el proyecto de Terry Stotts tocó techo y se clasificaron para la final del Oeste por primera vez desde el 2000. Los Blazers, un equipo que generalmente ha rendido de manera formidable en la regular season y se ha colado sin problemas en la fase final los últimos años, deberán dar un paso adelante si quieren seguir con la dinámica de las pasadas campañas y no tener sustos. Y mientras tanto esperan a Pau, que sigue sin fecha de regreso.