Alemany da pistas sobre el futuro cercano del Valencia

“Todo empezó con la venta de Rodrigo, continuó con el fichaje de Correia y acabó con el cese de Marcelino”. La frase es de Mateu Alemany quien reconoció el pasado martes que no intervino en el proceso de toma de decisiones en ninguno de estos casos e incluso se enteró de las mismas una vez tomadas. Dejando al margen el asunto de Marcelino, las otras dos operaciones dan muchas pistas acerca lo que podría acontecer en el futuro cercano del Valencia, bien con los actuales ejecutivos o bien con los que están por llegar al club en las próximas semanas.

Por un lado, está el asunto de Rodrigo. Lim llegó a un acuerdo con Mendes y con Miguel Ángel Gil este verano para que fuera traspasado al Atlético por 60 millones, sin contar con el director general ni el entrenador. Que al final no se materializara es lo de menos. Alemany aseguró desconocer si el acuerdo sigue vigente pero desde Madrid vuelven los rumores de que el Atlético sigue interesado para enero. El caso es que parece obvio que Lim volverá a poner en el mercado al hispano-brasileño, en enero o en junio. Y la idea del singapurense es seguir aceptando ofertas que él considera interesantes por sus jugadores, debiliten el equipo o no.

Por otro lado, está la operación de Thierry Correia. En el último día de mercado, el Valencia sorprendió con su fichaje (ya se había lesionado Piccini), que no estaba en los planes de Alemany y Marcelino, como el propio exdirector general confirmó ayer. El asunto llevaba el cuño de Mendes, pese a que el portugués no era su agente directo.

La operación se cerró por 12 millones, pagaderos en cuatro años (a tres por ejercicio económico). Visto así, pudiera pasar por una apuesta de futuro, parecida a la que llevó a Cancelo al Valencia, sin un excesivo coste anual. El asunto candente es que la empresa de Mendes cobró dos millones de euros por los servicios prestados en la operación.

La compra de Correia es una operación a largo plazo pertrechada por Lim, en persona, y su amigo y agente de confianza. De momento aún no da réditos. De hecho Celades, entrenador también contratado por Lim, le arrinconó el pasado sábado cuando introdujo a Jaume Costa, a pierna cambiada, en lugar de apostar por el joven portugués cuando se lesionó Kondogbia. No obstante, es cierto que el fichaje de Correia espera tener réditos a medio plazo y apenas lleva dos meses y medio en la entidad blanquinegra, por lo que es muy pronto para calibrar la idoneidad de su fichaje.