Cruzan los dedos con Moussa Wagué

El Barcelona está siguiendo con máxima preocupación el papel de sus jugadores internacionales. La posibilidad de que el temible virus FIFA acabe afectando a algún futbolista de la plantilla pone los pelos de punta a más de uno dentro del club, sobre todo teniendo en cuenta el calendario terrorífico que han de afrontar de aquí hasta que finalice el año con partidos contra el Atlético, Real Sociedad, Espanyol y Real Madrid en LaLiga y Borussia e Inter en la Champions.

De hecho, un total de diez jugadores del primer equipo han marchado con sus selecciones, aunque muy pronto serán nueve porque el chileno Arturo Vidal ya ha anunciado que regresa a Barcelona por la suspensión del partido amistoso que jugaban contra Perú.

Sin embargo, entre toda la pléyade de internacionales, hay uno que preocupa especialmente a los técnicos. Se trata del joven senegalés Moussa Wagué. Y es que Valverde tiene un problema serio si este jugador regresa a Barcelona indispuesto, ya que no tendría ningún lateral derecho disponible del primer equipo para afrontar el partido ante el Leganés del próximo fin de semana.

Hay que recordar que Nelson Semedo, el teórico titular, se lesionó en el último partido ante el Celta, diagnosticándole una rotura en el sóleo de la pierna izquierda que le dejará unas cinco semanas de baja. Asimismo, Sergi Roberto, la alternativa al portugués hasta ahora en la banda derecha, tampoco estará disponible contra el Leganés al cumplir ciclo de tarjetas. Así pues, a Valverde sólo le queda a Moussa Wagué en nómina como lateral derecho en la plantilla.

En todo caso, Wagué no está teniendo muchos minutos esta temporada: el último partido que se le vio fue el amistoso que jugaron el 8 de agosto contra el Nápoles durante la gira americana. Desde entonces ni rastro del joven jugador, que ha ido quedando sistemáticamente fuera de las convocatorias. De hecho, su último partido oficial con el Barcelona lo jugó hace casi seis meses, Eibar-Barça (2-2), cuando salió en la segunda parte sustituyendo a Semedo.

Sin embargo, ahora su nombre aparece en el horizonte como único ocupante para ocupar la banda derecha. Este miércoles jugó los 90 minutos ante el Congo (2-0) y el próximo domingo hará lo propio contra Esuatini, ambos partidos clasificatorios para la Copa Africa. El martes le esperan en Barcelona para que se incorpore a los entrenamientos de cara al partido ante el Leganés. En ‘Can Barça’ cruzan los dedos para que el jugador llegue sano y salvo.

En cualquier caso, en el amistoso ante el Cartagena del miércoles, Valverde pudo comprobar que en el filial hay jugadores como Morer o Guillem Jaume capaces de salvar los muebles en el lateral derecho. Seguramente uno de los dos será elegido para viajar a Leganés como recambio de Wagué.