La Real Sociedad pone el fútbol y Osasuna el gol en el amistoso

La trilogía de amistosos entre la Real Sociedad y Osasuna se resolvió con la victoria de Osasuna en partido celebrado en las instalaciones de Zubieta. Después de que los disputados en el Stadium Gal de Irún y en Tajonar se saldarán con sendos empates sin goles, en esta ocasión Iñigo Pérez ha sido el ‘culpable’ de que no se repitiera resultado por tercera vez, tras marcar un libre indirecto a los diez minutos de la segunda parte. Triunfo 0-1 injusto viendo los méritos de ambos equipos, porque fue la Real quien propuso más fútbol y dispuso de las mejores ocasiones, tres balones al poste incluidos; y Osasuna marcó en su único disparo entre los tres palos. Pero si el fútbol son goles, los rojillos lo hicieron y se llevaron el amistoso de los ‘invisibles’, porque ambos conjuntos aprovecharon para minutos de juego a los menos habituales en lo que llevamos de temporada.

Tanto es así, que por ejemplo en la Real Sociedad sólo estaba en el once Willian José de los titulares habituales. Las oportunidades empezaban en la portería, con el tercer portero del primer equipo, Andoni Zubiaurre, bajo palos. Pero Jagoba Arrasate no se quedó atrás, porque puso en la portería a Juan Pérez, meta del filial y que actuaba como tercer guardameta del primer equipo. Casualidad, ambos fueron determinantes en el anecdótico resultado final. Porque el portero de Osasuna lo paró todo, especialmente en la segunda parte. Y el meta de la Real, sin tener ni mucho menos una mala actuación, provocó con un despiste la jugada que generó el único gol del partido. Hasta entonces Osasuna no había hecho nada. Pero no por ello iba a dejar de aprovechar un regalo. Suele decirse aquello de ‘a caballo regalado, no le mires el diente’, ¿verdad? Eso mismo debió pensar Iñigo Pérez en el minuto 55.

Zubiaurre se despistó y cogió dentro de su área un balón que venía rechazado de un jugador de la Real. Se equivocó y provocó un libre indirecto en la frontal muy peligroso. Osasuna jugó bien sus bazas y lo aprovechó. Iñigo Pérez fusiló la portería realista. Justo unos minutos antes, Januzaj había destapado el tarro de las esencias con una enorme jugada personal por la derecha que terminó con un disparo con su pierna zurda que se estrelló en el palo de la portería del equipo navarro. Duro castigo para los realistas, que a pesar de los muchos cambios que ya empezaba a introducir Imanol, no lo acusaron y siguieron con su mismo plan. El plan que les debía haber puesto por delante en el marcador en la primera parte, con dos balones al palo, a disparos de Barrenetxea y Willian José. El plan que les debía haber dado como para empatar en la recta final. Para entonces, Osasuna ya se defendía con orden y concierto. Intentaba estirarse, pero no conseguía llegar con peligro a la portería de Zubiaurre. Y entonces, cuando los balones al palo desaparecieron, emergió la figura e Juán Pérez, que evitó el gol realista con dos paradas de mucho mérito. Una a remate de cabeza a bocajarro en el área pequeña de Willian José. Y después cuando Imanol empezó a meter en el campo a todos los chavales del filial que durante la semana han trabajado a sus órdenes en el primer equipo. el delantero Lobete pudo ser el héroe realista, pero se encontró con el inspirado meta navarro, que despejó el mano a mano de forma fantástica. Su conexión con Djouahra fue muy peligrosa. Y hay que destacar el estreno con el primer equipo de Ezkurdia, y los minutos de la promesa en la zaga Pacheco.

Ambos entrenadores aprovecharon la recta final para seguir repartiendo los minutos entre los menos habituales, aunque en algunos casos con mala fortuna. Como pasó con Aridane, que sufrió un pinchazo muscular en una acción de velocidad con Lobete. Apenas llevaba unos minutos en el campo, y tuvo que ser sustituido. Esa fue la nota negativa. La positiva fue la vuelta de Unai García seis meses después de su lesión del cruzado. Fue capitán de Osasuna y jugó la primera parte. Es el principio de su regreso definitivo. En la Real no jugaron los lesionados Odegaard y Monreal, y se reservó a titulares como Le Normand, Llorente, Portu y Merino. Los minutos de jugadores como Sagnan, que todavía no ha debutado en partido oficial con la Real; Aritz Elustondo, Gorosabel, Guevara, Barrenetxea y Aihen Muñoz también fueron positivos. Igual que la entrada en la segunda parte de Rubén Pardo, que también sigue sin ir convocado en Liga. Aunque, sin duda, el más destacado del partido fue Januzaj, que dejó los mejores detalles de calidad, pero también se llevó los gritos más sonoros de Imanol, consciente de que al belga lo tiene que recuperar para la causa. Esta es la película de un amistoso en el campo Z7 de Zubieta, sorprendente, con bastante afluencia de aficionados y que se puede resumir así: La Real puso el fútbol, Osasuna el gol.