El Carlos Sainz más agresivo levanta el ánimo de McLaren

En el garaje de McLaren se vivió con tensión máxima el último tercio de la carrera en Abu Dhabi, con Carlos Sainz obligado a remontar y adelantar en la pista para hacerse con el sexto puesto del Mundial, entre un Ferrari y un Red Bull pilotando un humilde MCL34. “Fue un infierno”, confiesa una fuente de la escudería, afortunadamente con final feliz y explosión de alegría mientras seguían la cámara on board, porque el adelantamiento final a Hulkenberg no salió en la retransmisión oficial. El madrileño se acercó en la Curva 8 y remató en la 11 tirándose desde muy lejos, “bloqueando las cuatro ruedas, fue increíble”, cuentan quienes lo vieron en directo. Su padre, Carlos Sainz, lo celebró con AS: “Era la última oportunidad de todo el Mundial y la aprovechó, estoy muy feliz”.

El núcleo de los Sainz, con toda la familia desplazada a Yas Marina, estaba feliz. El núcleo de McLaren, también. “La sexta posición en el Mundial de pilotos es un gran éxito tanto para él como para nosotros como equipo. Ese era el objetivo del fin de semana y me alegra mucho que pudiera gestionar esa presión y lograrlo”, subrayó Andreas Seidl, encantado con el rendimiento de sus dos pilotos este fin de semana y satisfecho con que su primer espada haya superado los objetivos: “Ya sabíamos que tenía experiencia con otros equipos y desde el primer test ha sido importante tenerle con nosotros para desarrollar el coche. Siempre ha estado ahí, tanto en clasificación como en carrera, no hay más que ver la cantidad de puntos que ha sumado durante la temporada teniendo en cuenta que hubo varias carreras con problemas”.

Carlos, de 25 años, ya tenía fama de piloto regular y meticuloso. En 2019 se ha destapado también como gran defensor (por ejemplo, conteniendo a Ricciardo en Silverstone o Raikkonen en Brasil) y adelantador (superando a Hamilton o Bottas en varias salidas, también a los Red Bull). Las pasadas a ‘Checo’ Pérez (Brasil) o Hulkenberg, el pasado domingo, dan buena fe de ello. Y en el muro de ingenieros se dan cuenta, según confirma Seidl a AS: “Es bueno ver que el buen piloto de carreras que es Carlos. Me gusta que sea agresivo, que sea un buen chico fuera del coche, lo cual es bueno para el espíritu de equipo, pero dentro del coche me gusta lo agresivo que es cuando llegan las salidas y lo decisivo que puede ser a la hora de adelantar”. El ingeniero alemán, jefe de McLaren F1, se despide con la coletilla que viene repitiendo en las últimas semanas: “Lo que Carlos ha hecho en las últimas carreras, también en Abu Dhabi, sólo confirma que es el piloto apropiado para nosotros en el futuro”.