Carles Aleñá lleva 109 días sin disputar un minuto oficial

Quién le iba a decir a Carles Aleñá cuando el 10 de agosto se marcó un partidazo ante el Nápoles en Ann Arbor que más de tres meses y medio después sólo iba a sumar 45 minutos oficiales con el Barça. Aquel buen partido en el gigantesco Michigan Stadium, en el último ensayo de la pretemporada, le proyectó a la titularidad en la primera jornada de Liga en San Mamés por delante, entre otros, de Busquets, Rakitic, Arthur o Arturo Vidal. Sin embargo, algo vio Valverde en la primera parte que no le gustó. Lo cambió al descanso y desde entonces Aleñá no ha vuelto a jugar con el Barça. Han pasado 109 días.

Su situación, al menos este curso, parece irreconducible. El futbolista busca una salida. De momento, el Tottenham sonó como una opción, aunque obviamente el futbolista tiene más propuestas. El Barça tiene que decidir, no obstante, en qué condiciones le dejará salir. Aleñá tiene sólo 21 años y contrato hasta junio de 2022. Criado como la gran esperanza de La Masia, es difícil pensar que el Barça esté dispuesto a traspasarlo sin recompra. Lo más factible es una cesión.