Mbappé se inventa la victoria del PSG y Neymar la rubrica

El PSG venció por 2-0 al Nantes y aumentó la distancia con respecto al Olympique de Marsella en el liderato de la Ligue 1. Los goles de Mbappé y Neymar fueron decisivos en un partido en el que el rival realizó un gran trabajo defensivo.

La principal novedad en el Parque de los Príncipes fue la posición de falso 9 de Neymar. Desde su llegada a París, el brasileño ha mutado para centrar su posición a tal punto de ser considerado antes mediapunta que extremo. El principal objetivo era el de encontrarle entre líneas para que Mbappé y Di María trazaran desmarques al espacio y se aprovecharan de la calidad que tiene el ex del Barcelona. No obstante, intercambió constantemente la posición con el francés en la izquierda para abrir a la defensa del Nantes y que los laterales se aprovecharan de ello.

Pese a la inferioridad de plantilla, el Nantes no se arrugó en los primeros minutos. El equipo de Christian Gourcuff, caracterizado por hacer un fútbol ofensivo, ejecutó una especie de 3-4-2-1 con el lateral izquierdo (Charles Traoré) cerrado para buscar el emparejamiento de Moses Simon con Meunier en la banda izquierda. El punto fuerte de ‘Les Canaris’ son las bandas y uno de los puntos débiles de los parisinos son las pocas ayudas defensivas de los atacantes que reciben los laterales. Por ello, el plan de Gourcuff tenía todo el sentido del mundo.

El PSG sufrió mucho para desmantelar el buen repliegue del Nantes. Si en ataque mencionábamos la novedad con los tres centrales, en defensa, el equipo cerró en una especie de defensa de seis, en la que los extremos se convertían en laterales y los laterales se pegaban a Neymar y Di María para evitar las superioridades tanto por dentro como por fuera. De hecho, en el minuto 27, Ludovic Blas avisó con un disparo potente que obligó a reaccionar a Keylor Navas.

El primer tiro a puerta del PSG no se produciría hasta el minuto 36. Fue un tímido disparo desde media distancia de Di María que apenas incomodó a un Lafont cuya presencia en el partido había sido testimonial hasta la acción del “fideo”.

La jugada clave llegó justo antes del descanso. Neymar Jr, que había pasado inadvertido hasta el momento, demostró por qué cuando está en el terreno de juego es uno de los mejores del mundo. El brasileño colocó en la escuadra con la pierna izquierda un rechace de una segunda jugada de un córner, que fue anulado por el VAR por una falta de Draxler sobre Louza. El alemán, que ya tenía amarilla, suspiró por no ver la roja.

El segundo tiempo comenzó con la ocasión más clara del PSG, sin contar el gol anulado. Neymar aprovechó uno de los pocos desajustes del Nantes en el partido y asistió a Mbappé al espacio, el cual tras una buena maniobra obligó a Lafont a estirarse para enviar la pelota a córner. Fue el primer aviso de un PSG que nada tuvo que ver con el equipo apático que había salido al terreno de juego en los compases iniciales.

Precisamente sería Mbappé el que abriera el marcador. Los focos se centrarán en el francés por el magnífico gesto técnico de tacón en el gol, pero el mérito de la jugada fue de Neymar. El astro del PSG realizó una conducción de 50 metros, atrajo a dos rivales, habilitó a Di María en la banda derecha, y generó el espacio para que Mbappé se anticipara a Pallois y pusiera el 1-0. A pesar de las lesiones, sigue siendo el mejor jugador de la Ligue 1 con mucha diferencia respecto al segundo.

El Nantes no se rindió y quiso reaccionar al gol. Una gran triangulación iniciada por Ludovic Blas volvió a obligar a Keylor Navas a realizar otra gran parada, esta vez a disparo de Louza. Al costarricense no le llegan mucho, pero cuando lo hacen los rivales, se encuentran con un portero que por fin ha dado seguridad al PSG. Gourcuff dio entrada a Mouttoussamy para que Moses Simon se colocara de falso 9, y el cedido por el Levante generó varias llegadas, como la de Appiah en el minuto 68, que demostró por qué es lateral y no delantero desaprovechando una gran ocasión en la banda derecha.

El partido parecía destinado a terminar 1-0, hasta que Lafont cometió el error de la noche. El guardameta, que estaba haciendo un gran partido, regaló un balón a Icardi y cometió penalti sobre el argentino y que Neymar transformó. Como viene siendo habitual, victoria del PSG a medio gas y prácticamente sin brillar contra un Nantes que no mereció tanto castigo.