Amanda Nunes infunde respeto

Nueve victorias consecutivas, las tres últimas por KO y siendo campeona en dos categorías de peso de manera simultanea. Amanda Nunes (18-4) infunde respeto en sus divisiones. La brasileña, de 31 de años, lleva un año perfecto. En diciembre de 2018 noqueó en el primer asalto a Cris Cyborg y alzó el título del peso pluma y en julio dejó KO a Holly Holm para retener el cinturón del peso gallo. Ahora, este sábado (UFC 245), vuelve a exponer su trono del gallo. Su idea después es volver a subir de categoría, aunque deberá estudiar sus opciones, ya que no hay ni tan siquiera ranking del pluma en UFC (uno de los motivos que hicieron a Cyborg irse a Bellator).

Quiero ser la primera en defender los dos títulos (McGregor perdió uno por no defenderlo, Cormier renunció y Cejudo todavía no ha hecho ninguna defensa)”. Lo tiene claro, pero eso es futuro, y la brasileña piensa en el presente, en este sábado. En el octágono de Las Vegas le espera la excampeona del peso pluma (fue la primera de la división), Germaine de Randamie (9-3), quien perdió el título al declinar pelear contra Cyborg y decidir regresar al gallo. La holandesa, de 35 años, es la número uno en el ranking gallo. Llega con una racha de cinco triunfos consecutivos. No pierde desde noviembre de 2013, curiosamente contra Amanda Nunes. Es decir, la aspirante llega con ganas de revancha.

De Randamie llega en buena dinámica, pero Nunes más. Hay que destacar que no pierde desde 2014 (ha peleado cuatro veces más que la holandesa) y en el camino ha dejado a nombres como Ronda RouseyShevchenko, Pennington y las citadas Cyborg y Holm. Parece infranqueable y lo es, pero no debe confiarse ni bajar el ritmo. Amanda tiene una gran inteligencia y potencia, pero no puede relajarse ante una mujer como De Randamie, que tiene buena pegada y lo demostró en su último pleito (en julio) ante Ladd. Pese a ello, la dinámica hace que Nunes sea muy favorita. Pese a que la aspirante viene del kickboxing, la potencia en los puños está del lado de la brasileña (72% de victorias por KO por 44 de la holandesa). En el striking dominará y también si busca derribos, punto débil de Randamie. La pelea puede ser una trampa si se confía, si va al ritmo de sus últimos pleitos es superior. Amanda persigue la victoria, gustar y pasar al siguiente nivel: defender su corona del pluma.