El Leganés deja de ser el farolillo rojo goleador de Europa

El triunfo del Leganés el pasado domingo frente al Celta permitió a los pepineros abandonar el farolillo rojo de Primera División. No fue la única última plaza que dejaron de ocupar los pepineros. Antes del encuentro, el equipo madrileño era el menos goleador de las grandes ligas europeas, pero entonces sucedió lo inusual: el Lega hizo tres goles y dejó tan dudosa honra a Spal (último en Italia) y Watford (último en Inglaterra) con nueve dianas cada uno.

El hecho de ya no ser el peor realizador de Europa puede resultar anecdótico, pero en el caso del Leganés era vital dejar tan negra tendencia. Lastrado por los problemas en defensa (ha encajado en 15 de 16 jornadas y sigue teniendo una vía de agua en el balón parado), la ineficacia en ataque no ayudaba a que los blanquiazules remontaran el vuelo.

Porque este equipo pisa área. La pisa mucho. Tanto, que es el 11º conjunto del campeonato en lo que a remates realizados se refiere. En total, 183 intentos de los que sólo han entrado once. Esto es: el Leganés necesita 16,6 remates para marcar un gol. Un exceso que, contra el Celta, se corrigió.

En la ya finalizada jornada el Leganés volvió a tirar con abundancia entre palos. Con ocho remates a puerta, los de Aguirre han sido el segundo equipo con más intentos en la jornada sólo por detrás del Barça y sus 17 remates a portería frente al Mallorca. Esta vez, sin embargo, tanto intento sí que terminó en goles, asunto éste en el que la confianza es vital. Lo reconoció el héroe del triunfo frente al Celta.

“Yo estaba con muchas ganas de marcar y con buena autoestima por haber hecho el primero”, comentó en zona mixta después de que le preguntaran por la bella factura del 2-0. El 3-0 de Kevin Rodrigues también fue un ejercicio de fe. Un remate lejano que, quizá con otro marcador, quizá con más presión, el luso no se habría atrevido a ejecutar. Pero lo hizo y la pelota acabó dentro de las mallas de Rubén. Era la primera vez que el Lega hacía tres goles en Liga desde el 3 de mayo, cuando goleó al Sevilla por 0-3. También la primera vez en todo el campeonato que, en un partido lograba más de un gol por encuentro.