Ridículo tremendo de los Knicks ante unos Wizards en cuadro

A falta de siete minutos y medio para el final, James Dolan, uno de los peores propietarios del deporte estadounidense se levantó de su asiento y se metió en el túnel para sumergirse en las entrañas del Madison y perderse un poco de vista. Suponemos. Los Knicks, en el olvido ya cualquier amago de reacción tras el cambio de entrenador y la salida agitada de David Fizdale (otras tres derrotas seguidas y 7-24) estaban perdiendo por 17 puntos (99-116) contra los Wizards, que no solo son otro de los peores equipos del Este sino que llegaban, eso es lo peor, sin seis de sus ocho primeros anotadores tras la última baja, la de Isaiah Thomas por sanción de dos partidos. De ahí al final, los Knicks pegaron un acelerón y tuvieron (115-118) un triple para empatar que se fue al limbo porque lanzó Elfrid Payton, cualquier cosa menos un especialista y ahora el base titular de unos Knicks que tienen a Ntilikina y que algún día sabrán (o no) qué hacer con él y que se llevaron el trade de Porzings a un Dennis Smith Jr que jugó siete minutos en los que ni anotó ni repartió una asistencia. El francés fue número 8 del draft y el de Carolina, 9. Como Kevin Knox, que en 27 minutos metió dos canasta y repartió 1 asistencia.

Los Knicks cayeron (115-121) en una de sus derrotas más feas (que ya es decir) de la temporada contra un equipo en el que junto a Bradley Beal (30 puntos a cañón: 38 tiros) fueron titulares Ish Smith, Admiral Schofield, Isaac Bonga e Ian Mahinmi. Y que tuvo contribuciones decisivas de Troy Brown (26+9+7) y Gary Payton II, que aterrizó en Washington el domingo, ante la baja de plagas de los Wizards, y fue mejor que la mayoría de jugadores del equipo rival: 10 puntos, 11 rebotes, 5 asistencias, 6 robos.

Claro que ese rival eran unos Knicks que tenían caras muy largas tras el partido. Julius Randle (35 puntos y 5 rebotes) habló de ua actitud inaceptable, desde luego una evidencia en una franquicia que gastó 70 millones en la última agencia libre, mientras Kyrie y Durant firmaban con los Nets, y que está en ritmo de ganar 19 partidos, solo dos más que en la catastrófica última temporada, en la que al menos soñaban con las grandes estrellas… y el número 1 de Zion Williamson. Finalmente no tuvieron ni una cosa, ni la otra, ni ninguna en absoluto. Como casi siempre en Nueva York desde hace demasiado tiempo, por desgracia. Los Knicks están como Nolan: en el túnel.