“Hay jugadores más preocupados por Instagram que por ganar o perder”

JJ Redick debutó en la NBA en 2006, el mismo año que nació Twitter. La red social cambió completamente la manera que tenían los deportistas de relacionarse con los aficionados. Antes, más esporádica; ahora, si quieren, continuada. Sin pausa. A la aplicación del pajarito la siguió Instagram cuatro años después y Snaptchat en 2011. Y la exposición de las estrellas de la NBA se multiplicó a la enésima potencia.

No hay día que LeBron James, por ejemplo, no suba una retahíla de stories a IG. Al igual que Luka Doncic. No son los únicos: Ja Morant, Kendrick Nunn, Damian Lillard, Kyle Kuzma, Trae Young… todos y cada uno de ellos utilizan las redes para compartir con el mundo los momentos más importantes de sus carreras y sus vidas, como trampolín comercial, para mostrar sus últimas grabaciones musicales…

Para un incontable número de escenarios posibles que no despiertan grandes pasiones a algunos dentro de la NBA. “Realmente creo que hay jugadores que no tienen claras sus prioridades. Hay muchos más preocupados por Instagram que por ganar o perder un partido de baloncesto”, dijo Redick, de 35 años, en su podcast homónimo. Está no es la primera vez que el escolta de New Orleans Pelicans se expresa de una manera similar en relación a este asunto.

“Es aterrador”

En septiembre de 2018, aseguró a Zach Lowe (ESPN) que había eliminado su presencia en esas aplicaciones. “Nunca me he sentido cómodas con ellas. Twitter se ha convertido en un grupo de voces enfadadas y tuve que separarme de allí”. “Ni siquiera eres consciente (del control del teléfono y las redes sobre uno mismo). Odio admitirlo, pero cuando estás parado en un semáforo y el teléfono está a tu alcance, ¿qué haces? Lo levantas. Se vuelve instintivo. Incluso si cuelgas y sales de la habitación, siempre eres consciente de dónde está. Se ha convertido en una extensión de ti. Eso es jodidamente aterrador”, comentó en 2018 a Tom Haberstroh de Bleacher Report. “Es un problema”, concluyó.

No es el único que se ha mostrado preocupado por esa dependencia. Adam Silver, comisionado de la NBA, dijo en marzo de 2019, durante la Conferencia MIT Sloan Sports Analytics, que creía que las redes sociales estaban parcialmente relacionadas con la “infelicidad” de algunos jugadores de una NBA que ha encontrado en esta nueva forma de comunicarse un auténtico filón para atraer a los más jóvenes de todo el mundo a la competición norteamericana.

La sobrexposición a las redes es un problema que Redick y su equipo van a ver multiplicada por mil en los próximos días: el 22 de enero, Zion Williamson, el novato más mediático desde LeBron James, debutará en la NBA ante San Antonio Spurs. Y la locura se desatará como pocas veces se ha visto.