Preidler: “Empecé a doparme por curiosidad, fui estúpido”

El exciclista profesional Georg Preidler declaró en el juicio por su implicación en la Operación Aderlass y dejó unas confesiones de lo más llamativas. El austriaco, que previamente se declaró culpable en la Corte, admitió haber practicado dopaje sanguíneo, pero negó el uso de sustancias ilegales en el período anterior a 2018.

“Un atleta superior con buena conciencia corporal se pregunta qué hay en las jeringas. De cualquier manera, el efecto no fue notable, por lo que pronto perdí interés. Empecé el dopaje sanguíneo por pura curiosidad. Mi médico quería mostrarme cómo funciona en el deporte. Mi decisión de hacer dopaje sanguíneo fue estúpida y fundamentalmente errónea. Lo lamento amargamente”, explicó el excorredor de 29 años.

En el Tribunal Regional de Innsbruck también declaró un testigo que estaba al corriente de las maniobras dopantes de Preidler, quien afirmó que el austriaco ya se había suministrado “24 jeringas de un solo uso con hormonas de crecimiento” en 2017, fechas que no concuerdan con lo reconocido anteriormente por el propio Preidler. Por el momento, no hay resolución al respecto de un escándalo de dopaje de sangre que rodea al médico alemán Mark S., y que se destapó durante el Campeonato Mundial de Esquí Nórdico de 2019.