Quintanilla recorta a Brabec y Barreda se cae del Top 3

Más que ‘Empty Quarter’, lo que fue durante dos días la zona más deshabitada de Arabia bien se puedo llamar ‘Windy Quarter’. Porque ya sabíamos que vacío estaría, lo que era difícil de esperar fue el enorme viento que sacudió al Dakar martes y miércoles, hasta el punto de tener que neutralizar la décima etapa. Sin embargo, el jueves despertó de otra manera. Por fin algo de calor en el desierto y condiciones adecuadas para terminar la etapa maratón. 379 km con las dunas más complicadas y una batalla a dos ruedas decidida por nueve segundos.

Esa fue la ínfima diferencia entre los dos pilotos que pelearon por la victoria de la penúltima jornada: Quintanilla y Walkner. Y llegó a ser incluso más ridícula, apenas inexistente, de un segundo en el último punto de paso antes de la meta, donde se resolvió el duelo en favor del chileno de Husqvarna. Muy buena noticia para Pablo la de su segundo triunfo en este Dakar, que vino acompañada de otra que le da esperanzas para luchar por conseguir algo mucho mejor, la victoria globlar del rally.

Y es que el bocado que le pegó a Brabec seguro que tuvo que doler al líder de la categoría. El estadounidense de Honda perdió 12 minutos con Quintanilla, su perseguidor más cercano, y aunque todavía cuenta con un margen notable, lo ha visto reducido casi a la mitad de una tacada: de 25 a 14 minutos. Algo que no es lo ideal a falta de una etapa, pero en la que Ricky intentará hacer buena su retrasada posición de salida (10º) frente a la de Pablo, que tendrá que buscar la machada abriendo pista.

Veremos cómo se resuelve la pugna por el Dakar sobre dos ruedas y también la del podio, esa que Barreda pierde un poco de vista. Se metió tercero al ganar la etapa anterior, pero Price y Walkner, la dupla de KTM que aguanta arriba, le retrasaron a la quinta plaza. El de Castellón se dejó cuarto de hora al ser el primero en comenzar el último día con ‘roadbook mañanero’ y el tercer puesto australiano le queda a ocho minutos. Después de cómo lo empezó, Joan podría estar satisfecho ya con su Dakar, pero seguro que lo dará todo por estar aún más.