1×1 Barcelona: Messi decide y Busquets dirige

Ter Stegen: Vivió prácticamente todo el partido como un espectador más, teniendo en más de una ocasión que calentar bajo los palos para no quedarse congelado como un cubito de hielo. Sólo tuvo que salir de la hibernación a un remate ajustado de Etaki que golpeó la madera. De hecho, en esta ocasión ni tan siquiera participó sacando el balón con los pies porque el Granada no llegaba ni al área.

Sergi Roberto: Partido muy emotivo para el de Reus que antes de jugar recibió el homenaje del Camp Nou con un minuto de silencio por la muerte de su madre. Setién le mantuvo en la banda derecha, aunque sin la aportación ofensiva que realizaba con Valverde porque le colocó a un extremo como Fati para que ocupara esa plaza. Poco exigido durante el partido, cumplió con creces.

Piqué: El central catalán tuvo poco trabajo, pero lo cierto es que se desenvolvió siempre con seguridad y criterio, tanto a la hora de defender como de subir el balón.

Umtiti: El francés sigue estando a años luz de aquel central pletórico y poderoso que deslumbró en sus primeros años en el Barcelona. Lento e impreciso, cometió algún error de bulto a la hora de sacar el balón. Por suerte, enfrente tenía un rival que tampoco le incomodó demasiado.

Alba: Buen partido del lateral izquierdo que comenzó a hacer sinapsis en su juego con Messi. De hecho, le sirvió dos balones de manual al argentino que falló de forma incomprensible. Recibió una patada que le llegó a romper el calcetín, pero el árbitro hizo la vista gorda, ante la cólera del lateral.

Sergio Busquets: Superlativo. Uno de los que se mostró más suelto y cómodo con la nueva pizarra. No hay duda de que el nadie mejor que el de Badia para entender el juego posicional y de toque. El hecho de ganar un centrocampista reforzó asimismo su juego. Rompió líneas cómo y cuándo quiso. Un recital de juego a todos los niveles, tanto defensiva como ofensivamente.

Rakitic: Tendrá que espabilar y mucho el croata si quiere mantenerse en el once de Setién. Su partido fue un despropósito, con muchos errores no forzados y pérdidas de balones absurdas. Lo cierto es que apunta a carne de banquillo o a la grada directamente si no da un paso adelante. El ímpetu de Riqui Puig se lo puede llevar por delante.

Arturo Vidal: Gran partido del chileno, que ha demostrado ser capaz de sobrevivir al juego posicional y de toque de Setién. Pletórico en las recuperaciones y contagioso en la garra que imprime en todas sus acciones, su juego además tuvo un plus con el balón en los pies. De hecho, fue el autor de la asistencia que sirvió para Messi abriera el marcador tras un gran taconazo.

Messi: Decisivo una vez más. Si el Barça se mantiene líder es gracias a él y a su extraordinario gol, que empezó con una gran recuperación de Riqui Puig, siguió con un taconazo enorme de Arturo Vidal y acabó con un remate colocado y preciso del crack argentino. Su papel con Setién no ha cambiado: es el mejor del mundo y decide siempre lo que tiene que hacer. En todo caso, sí es verdad que sin Luis Suárez en el campo, no se le cayeron los anillos a la hora de presionar.

Griezmann: Se llevó la ovación del respetable por dos jugadas defensivas donde fue capaz de frustrar una peligrosa transición tras una galopada. Sin embargo, en el bloque alto, es decir, en el juego de ataque su juego sigue siendo impreciso y deficitario. Intentó algún remate, pero sin ton ni son. Sus combinaciones con Messi fueron más bien escasas. Seguimos esperando al francés.

Ansu Fati: Fue de más a menos. Sus primeros veinte minutos en el campo fueron una explosión de juego ofensivo, partiendo desde la izquierda y superando a su marcador a base de talento y velocidad. Remató con intención en varias ocasiones, pero Silva estuvo atento al quite. Sin embargo, su juego se fue difuminando a medida que pasaban los minutos y Setién decidió darle descanso. La afición le despidió con una sonora ovación.

CAMBIOS:

Riqui Puig: Ovacionado como una estrella de rock nada más saltar al campo, una recuperación suya dio el origen del gol de Messi.

Carles Pérez: Se colocó en la banda derecha e intentó dar verticalidad en el juego.

Arthur: En los pocos minutos que estuvo en el campo demostró estar recuperado del pubis.