Los cinco detenidos en Cornellà no podrán acercarse al Athletic

Un día después de la auténtica batalla campal que acabó con lanzamiento de sillas y mobiliario urbano de Cornellà de Llobregat a media hora para el inicio del Espanyol-Athletic de Bilbao, los cinco individuos detenidos por los Mossos d’Esquadra pasaban este domingo a disposición judicial, donde se han decretado las primeras consecuencias de las lesiones que causaron a un hombre, un socio del Espanyol de origen neerlandés.

La jueza de Instrucción número 3 de Cornellà, que estaba de guardia este domingo, ha impuesto un alejamiento mínimo de 1.000 metros “de cualquier campo, estadio o espacio similar en que juegue el Athletic”, según informa el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, además de ordenar la “personación periódica ante la autoridad judicial cada 15 días” de estos cinco individuos, ultra del club bilbaíno. La causa se había abierto por riña tumultuaria y lesiones.

Los hechos, que involucraron a decenas de seguidores, de los cuales hasta 36 acabaron siendo identificados por los Mossos, se inició en la Rambla de Josep Anselm Clavé y desembocó en la calle de Sant Geroni, muy próxima al estadio de Cornellà-El Prat, donde se iba a disputar el encuentro de la vigesimoprimera jornada entre el Espanyol y el Athletic. A posteriori, ambos clubes emitieron sendos comunicados condenando enérgicamente la violencia.