Ambiente de final en Cornellà

Aunque Abelardo Fernández trató este sábado de relativizarlo, para restar presión a sus jugadores, lo cierto es que en el Espanyol todo el mundo se plantea el encuentro de este domingo al mediodía como una final anticipada por la permanencia en la que, por tanto, solo vale ganar. Y como tal se vivirá también intensamente desde la grada.

Para empezar, está garantizada una enorme afluencia, que puede rondar o superar los tres cuartos de entrada (que correspondería a unos 30.000 asistentes) en función del número de abonados que se animen a acudir. O prestar su carnet a otros pericos, como el propio club ha solicitado ya a quienes no puedan ir. Cuenta el Espanyol con 22.790 abonados, por lo que si todos estuvieran hoy en Cornellà, la entrada rondaría ya los 35.000, ya que en apenas 40 horas se despacharon esta semana 12.099 localidades. También habrá 300 seguidores del Mallorca El récord de esta temporada se sitúa en los 33.562 espectadores que acudieron al derbi del pasado 4 de enero.

El papel de esos miles de aficionados pericos no será pasivo. Quienes lo deseen, podrán recibir al autocar del equipo casi dos horas antes, en la rotonda cercana al Municipal de Cornellà. Y todos participarán del mosaico blanquiazul que se desplegará dentro del estadio. Día importante.