La complicada situación de Herrerín en el Athletic

La situación de Iago Herrerín en el Athletic ha vuelto a dar una vuelta de tuerca. Si su estatus no era el más favorable ante el empuje de Unai Simón en el arco rojiblanco, el pasar a la reserva en la Copa en la primera semifinal ante el Granada le deja todavía más en un segundo plano que en ningún caso desea.

Si no se da un volantazo de aquí al mes de junio, Herrerín, que tiene contrato hasta junio de 2021 (50M€ de cláusula), se plantearía una salida en verano en busca de minutos fuera de Bilbao. Ya fue suplente de Iraizoz y Kepa y necesita sentirse importante. “Jugar me da la vida”, lanzó antes de actuar ante el Celta, aunque entendiendo que Simón “está a un nivel terrible y con confianza”. Reconoce Herrerín, que es ambicioso y prioriza jugar sobre la ficha, que le costó asumir este curso su rol en el banquillo: “Al principio, pegándome con las paredes, después aceptándolo; sé como soy, no me voy a relajar”, subrayaba. Deslizó que este curso no saldrá del Athletic: “El club quiere que esté aquí y lo tengo claro”. Gaizka Garitano, por su parte, quiere dos porteros de garantías, que no se resienta si uno falta.

Herrerín reiteraba que no se acomoda en un sitio. “Lo que venga más adelante, ya se verá”, narraba el bravo guardameta de Basurto dejando la puerta abierta. Herrerín manejó una oferta en firme del Levante justo antes de la marcha de Kepa Arrizabalaga al Chelsea, pero finalmente el Athletic le renovó y le aumentó sus emolumentos. De nuevo surge una tesitura inquietante para el club con un portero de empaque que anhela calzarse los guantes.