Vicente Moreno: “Nos quedan quince finales”

El entrenador del Real Mallorca, Vicente Moreno, ha tenido este viernes dos argumentos por si no fuera suficiente con el deportivo teniendo al equipo en zona de descenso. El despido del consejero delegado del club, Maheta Molango, ha marcado la actualidad bermellona durante la semana y el entrenador no ha escapado a las valoraciones pertinentes.

Según apunta Moreno “se han producido una serie de cambios y eso siempre crea situaciones a veces difíciles o desagradables, pero que como en todos los clubes o en todas las empresas, de arriba hacia abajo, se toman decisiones que los de abajo tenemos que aceptar”.

Preguntado si esa situación afecta a su equipo, Moreno ha respondido que “no tiene nada que ver una cosa con la otra” añadiendo que “todo continúa igual, nosotros, todos los sentidos, hemos seguido trabajando como cada semana, a nosotros no nos afecta en ningún aspecto en cuanto a las competencias de nuestras funciones”.

Además, el valenciano ha añadido que “no soy quién para juzgar ninguna decisión” y en referencia directa a Molango ha apuntado que “hemos vivido cosas intensas y bonitas y mis palabras no pueden ser más que palabras bonitas, cariñosas y de agradecimiento”.

Entrando ya en materia deportiva, Vicente Moreno apunta que a su equipo le quedan “quince finales, y la más importante es esta contra el Alavés porque es la más inmediata y la que nos da opción de mejorar nuestra situación en la tabla”.

Sobre el equipo vasco, Moreno afirma que “me gusta su entrenador, es un equipo que tiene muchos recursos a nivel táctico con jugadores de nivel y portentosos en el aspecto físico, sé lo difícil que será el partido pero tenemos la ilusión de poder ganarlo”.

En referencia a la afición, Moreno recuerda que “siempre ha sido muy importante hasta ahora, en todo momento apoyó al equipo y fueron muy importantes en el play off para conseguir el objetivo”.

En cuanto a la disponibilidad de los jugadores, el entrenador bermellón cuenta con todos sus efectivos de cara al partido sin bajas por lesión ni por sanción. Como es habitual en los partidos de casa, el técnico no da la lista de convocados hasta poco antes del partido.