¿Y Ferran para cuándo?

Partido mayúsculo en Mestalla entre dos equipos Champions y actuación soberbia de Ferran Torres, que hizo del desborde un arte ante una de las mejores defensas de Europa. Celades y todo el valencianismo pide a gritos su renovación.

Así, sí. El Valencia se reencontró consigo mismo contra el Atlético. Le hacía falta. Los de Celades se fueron de Granada y Getafe con cara triste, amarga. Pero a Milan lo hará con otro brío. El Valencia se enfrentará al Atalanta con buenas sensaciones, que fueron las que le dejó el partido contra el Atlético, un encuentro mayúsculo entre dos equipos Champions. El Atlético empezó mejor, el Valencia fue de menos a más. Empate a goles y casi también a ocasiones. Al final la tuvo Morata de cabeza, muy bien Jaume, aunque igual de claras fueron las que tuvieron Kevin Gameiro y Maxi Gómez. Así que empate y Mestalla sigue siendo un fortín. Lo dicho, así sí se puede ir por Europa.

El gol de Llorente. El Atlético, como se decía, se plantó de inicio mejor que el Valencia. Más intenso, más veloz, sin fisuras. Los rojiblancos ocupaban mejor los espacios, defendiendo como bloque y asfixiando a los blanquinegros. Guedes haciendo de enganche no es Rodrigo, la transición con él es diferente. Además Llorente, Coke, Thomas y Saúl maniataron de primeras la salida de Parejo, impidiéndole asociarse con Ferran y Carlos Soler. En esa fase llegó el gol de Llorente, que hizo presagiar una larga y difícil noche ché. Pero no fue así.

El gol de Gabriel. El gol del Valencia se gestó en el laboratorio de Celades y con la precisión de Parejo. El Cholo se desesperó en la banda, porque la acción no dejó bien a su defensa, ya que que Maxi Gómez controló con el pecho y conectó con la cabeza de Gabriel Paulista sin que nadie le pusiera oposición. Esa ligereza rojiblanca permitió al brasileño celebrar su primer gol con la camiseta del Valencia, dejando así a Oblack sin su partido 100 sin encajar gol. Soñaba Gabriel con estrenar su casillero de goles (113 partidos le ha costado) y su posterior abrazo de celebración con Celades fue su forma de agradecer la estrategia del entrenador. Lástima su amarilla (baja contra la Real Sociedad) y más aún su lesión (pendiente de evolución, nunca mejor dicho). Mangala va a tener que jugar tres partidos seguidos. ¡Y qué tres partidos! Prueba de fuego para su físico. O juega Mangala, que desde luego ante el Atlético estuvo más acertado que Diakhaby en Getafe, o se ficha en los próximos días un central, que en ello está César, aunque fácil no es.

El gol de Thomas. Pero al Valencia le duró poco la alegría del 1-1¡Con lo que le costaba acercarse a Oblack! Otra pérdida de Parejo en el centro del campo que le sale cara al equipo. Le pasó en Granada y también en Getafe. Obviamente Parejo no estuvo acertado, aunque el error no es únicamente suyo. El Valencia ya no muerde tras perdida sino que recula, recula y Thomas no se lo pensó. Lo dicho, falló Parejo, sí, pero también Kondogbia y Mangala. Uno por no pararlo, otro por esperarlo.

El gol de Kondogbia. El paso por el vestuario le vino bien al Valencia, que salió con otra marcha. Los balones divididos ya no eran solo cosa de los rojiblancos El Valencia demostraba actitud, inconformismo ante la derrota y encontró recompensa de nuevo a balón parado. Otra vez Parejo la puso como los ángeles y Kondogbia, que le pegó de forma tan rara como ‘perfecta’.

El gol que no llegó. El de Kondogbia fue el último balón que entró en la red, aunque ocasiones hubo más. Siempre que el balón pasaba por los pies Ferran, pasaba algo en el partido. Su actuación fue soberbia, una más, si bien la de anoche le da caché por el rival que tenía enfrente. Sus desbordes fueron descomunales. Ferran hace tiempo que debería estar renovado, pero ahí sigue sin cerrarse. Anil, ¿Y Ferran para cuando? Vale que encontrar un central a estas alturas y con lo acotado que está el mercado no es fácil… pero Mestalla pide a gritos la continuidad por muchos años de Ferran. Todo lo que no sea cerrarla, fracaso mayúsculo del proyecto.