Parejo volvió a marcar el compás

No es ningún secreto que a lo largo de los últimos años Dani Parejo ha sido el director de orquesta del Valencia. El de Coslada está viviendo sus mejores años como futbolista en la capital del Turia y cuando él rinde de forma óptima, su equipo lo nota y también aumenta sus prestaciones. Y lo que se vivió ayer en Mestalla fue un claro ejemplo de la relevancia del capitán sobre el terreno de juego.

Parejo no entró con el pie derecho al encuentro frente al Atlético de Madrid. El centrocampista, como ya ocurriera en Getafe, se vio agobiado por la fuerte presión que había planteado el Cholo Simeone y sus primera parte no fue buena, de hecho, suya fue la pérdida que originó el segundo gol de los madrileños. Pero tras el descanso, tal y como hicieron todos sus compañeros, el capitán se reveló y no se dejó ir.

Dani siguió jugando exactamente a lo mismo que jugó en la primera mitad, pidiendo el esferico, buscando pases en profundidad y liderando la salida de balón y el control del mismo en zona de tres cuartos. El de Coslada hizo lo mismo que en la primera mitad, pero esta vez le salía todo como él quería, además con el paso de los minutos la presión del Atlético fue reduciéndose, ya que físicamente notaron el esfuerzo de los minutos anteriores, y por otro lado, el ’10’ valencianista pudo encontrarse más cómodo teniendo a un colosal Kondogbia a su lado.

Así, una vez más Parejo cerró los 90 minutos siendo el futbolista de ambos equipos que más pases buenos dio (82), incluyendo la asistencia de gol a Kondogbia y el córner que acabó en gol de Paulista, y también quien más balones recuperó (17). Sin ir más lejos, Gayà pudo poner la sentencia cuando el partido agonizaba tras recibir un medido pase del capitán de casi 40 metros, pero su disparo se marchó fuera. Y aunque es cierto que en los segundos 45 minutos Correa pudo meter el tercero de los rojiblancos tras una pérdida del propio Parejo, la noche de ayer en Mestalla demuestra que, a día de hoy, el Valencia sigue bailando al son que marca su capitán.