El regreso agridulce de Jackson Martínez a O Dragao

Jackson Martínez volvió este domingo a O Dragao, esta vez como visitante. El delantero, que ahora milita en el Portimonense, volvió a la que fue su casa desde 2012 hasta 2015, los años dorados en la carrera del delantero colombiano. Donde brilló y logró fichar a bombo y platillo por el Atlético de Madrid. Muchos recuerdos le habrán venido a la mente al jugador, después de llevar varias temporadas sin encontrar su mejor versión. Desde que se fue al club colchonero en 2015, su carrera no ha parado de dar tumbos: del GZ Evergrande de la liga china al Portimonense de Portugal. Siempre lastrado por las lesiones…

Su vuelta a Oporto fue muy agridulce. Jackson tuvo en sus manos poner a su equipo por delante en el marcador justo antes del descanso. El exrojiblanco falló el penalti por tirarlo muy por encima de la portería de Marchesin. La imagen ha dado la vuelta al mundo. También el momento en el que es sustituido (64′), ya que se llevó una gran ovación de la hinchada de los dragones. En ese momento, el choque estaba en tablas y finalmente los locales se llevaron la victoria por la mínima. 

El cafetero dejó una huella imborrable en ese estadio y en ese club. Su sueño sería poder volver algún día: “¿Acabar mi carrera en el Oporto? Sería el hombre más feliz del mundo”, afirmó. Veremos lo que le depara el futuro a Jackson Martínez…