China ya se entrena y da así esperanzas al resto del Mundo

La mayor parte de los equipos de la Superliga de China han vuelto a ejercitarse ya de manera colectiva desde el lunes, aunque con medidas de precaución durante estos primeros días para que no haya contactos importantes sobre el césped. Al menos, durante un tiempo más hasta que la epidemia de coronavirus vaya desapareciendo del todo en el país asiático. La vuelta a los entrenamientos provocará que el campeonato pueda comenzar en unas semanas, y eso que el positivo del belga Marouane Fellaini lo debe retrasar algo más de lo previsto. Fellaini se encuentra ingresado estos días tras al parecer haber contraído la enfermedad en un viaje reciente a Dubai.

Las imágenes este miércoles de los futbolistas del Shanghai SIPG ejercitándose en el conocido distrito de Pudong de la ciudad más poblada de China deben contribuir sin embargo a dar esperanzas de retorno al fútbol del resto del Mundo, sobre todo el de la grandes ligas europeas, que no tienen fecha de retorno todavía con la pandemia de coronavirus en su punto álgido para la mayoría de países del Viejo Continente. “Hemos comenzado entrenándonos más suavemente, concentrados principalmente en ponernos a punto”, afirmó el defensa Yu Hai. “Con los días iremos incrementando la intensidad. Pero esto es el mejor comienzo para superar las dificultades de los últimos meses”, continuaba Hai.

En Pudong se encontraban los futbolistas pero todavía no el entrenador portugués Vitor Pereira, que llegó de Europa hace unos días junto sus asistentes y, por tanto, fue puesto en cuarentena por el gobierno chino. Pereira comenzará a entrenar a sus hombres en poco tiempo. Fellaini, tardará algo más, pues tras su positivo deberá pasar la enfermedad y luego unos días más de cuarentena en la ciuda china de Jinan, unos 300 kilómetros al sur de la capital, Pekín.

La selección china se ejercita de manera aislada en la ciudad de Sanya tras haber vuelto el pasado lunes de una concentración en Dubai, ciudad de los Emiratos Árabes Unidos. Los futbolistas del equipo nacional asiático se mostraron preocupados por el hecho de que Wu Lei, compañero y futbolista del Espanyol, haya sido infectado por el coronavirus en Barcelona.