El calor, jugador número 13

La pandemia por el coronavirus no permite ver aún una luz al final del túnel y el tiempo corre contra la reanudación de los campeonatos locales y, también de las competiciones europeas. De alguna manera, adentrarse en el final de mayo y el mes de junio, no ya tener que jugar partidos durante julio, supondría para el Sevilla una ventaja extra. Algo así como un jugador número 12, o 13 si se tiene en cuanta al público del Ramón Sánchez Pizjuán. El intenso calor que en pocas semanas comenzará a sufrir la capital de Andalucía apunta a convertirse en un gran aliado del club de Nervión, sobre todo en Europa League.

La mayoría de los rivales de otros países estarían mucho menos aclimitados a las temperaturas que suele hacer en la ciudad con el récord de temperatura en España y una de las que más en todo el continente: hace dos años, en julio, se alcanzó en Sevilla el récord histórico desde que se tienen mediciones fiables en la península, con nada menos que 47,3 grados a la sombra.

Cierto es que el primer rival europeo que se encuentren los nervionenses será la Roma, en cuya ciudad la temperatura es parecida, aunque algunos grados más suave, a la de Sevilla. Pero si pasa de octavos la historia juega a favor del club blanquirrojo: cada vez que ha llegado a cuartos, ha acabado levantando el título. Seguramente las circunstancias meteorológicas, dado que esas rondas se juegan ya a finales de abril y mayo, han jugado a su favor. En junio e incluso julio, y más contra rivales de latitudes septentrionales, el calor del Valle del Guadalquivir aumentaría más si cabe su importancia.

“En estas circunstancias hay que tener en cuenta la aclimatación, para ir acostumbrando al organismo a adaptarse a competir”, escribía el doctor González en el diario As. Ni que decir tiene que el Sevilla estará completamente aclimatado, lo que jugará a su favor en la mayoría de los casos.

El calor tambén puede ayudarle en LaLiga. El Sevilla debe jugar seis de los 11 partidos que restan en su propio estadio, el derbi ante el Betis en cuanto se reanude el campeonato. Es obvio que en este caso la temperatura no significaría ninguna ventaja. Pero también recibirán los nervionenses al Barcelona, el Valladolid, el Eibar, el Valencia y el Mallorca. Ante pucelanos y eibarreses, el calor volvería a jugar junto al equipo local.