El fútbol medita un cambio

El calendario del fútbol se encuentra ante un colapso sin precedente. El auge de nuevas competiciones, cuyo fin es aumentar los ingresos en esta industria, ha provocado que no haya fechas libres en los próximos años para cuadrar todas las ligas y torneos aplazados por el avance del coronavirus. Esta situación ha llevado a voces autorizadas como la Gianni Infantino, presidente de la FIFA, a abrir la puerta la remodelación del fútbol pero dando un paso atrás. Es decir, reducir el número de partidos por temporada, lo que podría conllevar a una reducción en los ingresos audiovisuales y lo que podría poner en contra a Ligas y clubes.

“Hace falta estudiar el impacto global de esta crisis. Quizás podamos reformar el fútbol mundial dando un paso atrás. Con formatos distintos. Menos torneos, pero más interesantes”, aseguró Infantino en La Gazzetta dello Sport. Un planteamiento totalmente opuesto al que se viene realizando en las últimas temporadas en las que cada vez salen más competiciones. Ejemplo de ellos son las disputadas en junio. En este sólo se jugaban dos torneos tradicionalmente: la Copa del Mundo y la Eurocopa. Es decir, cada cuatro años, dos eran ocupados por compromisos internacionales y otros dos para el descanso. En los últimos ya ha cambiado. Un tercero se utiliza para la Liga de Naciones de la UEFA y en el que también estaba previsto que inaugurase el nuevo Mundial de Clubes de la FIFA. Dos nuevos torneos que están en el aire, sin fecha, por la obligación de retrasar al 2021 la Eurocopa y la Copa América que estaba previsto para este 2020.Pero no sólo son estos los nuevos formatos propuestos, también se está replanteando la reformulación de la Champions (hacia un liga de los grandes clubes o a que tenga más partidos para así aumentar los derechos de televisión) y la creación de un nuevo torneo europeo, la Europa Conference League. Más torneos, nuevos modelos y, por lo tanto, más dinero de las teles.

Esta saturación de competiciones en el calendario ha provocado que la pandemia del coronavirus haya puesto en jaque a toda la industria del fútbol y que amenaza con una crisis ante las cuantiosas pérdidas que puede generar si no se terminan de disputar las ligas, la Champions y la Europa League. Esta situación ha llevado a que se especule a que se terminen las temporadas con nuevos formatos como jugar un playoff por el título o el descenso, una Champions cuyas eliminatorias faltan por jugar sean a partido único y con Final Four en la fase final o que incluso se disputen en verano o en los primeros meses de la próxima temporada (septiembre y octubre) con tal de respetar el formato este año, pero cambiarlo a uno más corto de cara al siguiente.

La invasión del verano para terminar las ligas crea otro foco de conflictos y de terreno pantanoso al no encontrar precedentes. Lo primero, ¿qué sucede con los jugadores que terminan contrato el 30 de junio? FIFA, Ligas, Federaciones y sindicatos de futbolistas tendrán que alcanzar un acuerdo para una situación excepcional. ¿Qué pasa con las pretemporadas? Si se juega en julio, o se empieza más tarde las competiciones (cosa casi imposible salvo que se cambie todos los formatos de las competiciones del fútbol por el colapso del calendario, lo que podría llevar a menos ingresos televisivos al ser menos partidos) o se reducen las pretemporadas, ya que hay que respetar las vacaciones de los jugadores (en España, el convenio colectivo recoge que como mínimo tienen que tener 21 días consecutivos). Esto realiza un efecto dominó. ¿Qué pasa con las giras por el mundo y sus torneos veraniegos como la International Cup? Sería casi inviable hacerlo, lo que supondría otra pérdida de dinero para los grandes clubes.

Todo lo que suponga tomar el camino planteado por Infantino podría llevar a una merma a los ingresos ante la bajada de partidos. Algo a lo que podrían oponerse ligas y clubes. Pero la cantidad de encuentros y tan seguidos, como amenaza el próximo calendario, podría poner en riesgo a los futbolistas. Ya que tendrían más riesgo de lesionarse. La solución de ampliar plantillas presenta dudas. Son más fichas y, por lo tanto, más gastos lo que podría poner en riesgo el equilibrio financiero de los equipos.

La industria del fútbol tendrá que tomar medidas para buscar una solución. La cual llegará tras un intenso debate sobre cuál deberá ser el modelo y el futuro de este deporte. Los enfrentamientos por el camino a escoger ya ha empezado. “Inoportunas declaraciones de Infantino, pero tiene razón, empecemos por eliminar fechas #FIFA donde hay partidos sin interés, partidos de mundiales sin interés, mundial de clubes sin interés, … pretende destruir el fútbol que ha construido la historia”, señala Tebas, presidente de LaLiga