La plantilla del Leganés no se ha sometido al test del covid-19

La plantilla del Leganés no se ha sometido a las pruebas del coronavirus Covid-19. Pese a que LaLiga puso a disposición de todos los clubes de Primera la posibilidad de hacerse los test, el club, asesorado por su departamento médico, ha entendido que no era necesario toda vez que ninguno de los jugadores del equipo ha tenido síntomas de padecer la enfermedad.

En el caso de los pepineros, se ha preferido hacer una evaluación continuada de cada futbolista en permanente contacto con el galeno de la entidad. El doctor también cuenta con el asesoramiento constante de las autoridades competentes en la materia. De puertas hacia adentro se meditó mucho qué pasos tomar, más aún después de que Martín Ortega, director general del club, diera positivo el viernes 13 de marzo, un día antes de que el Gobierno decretara el Estadio de Alerta.

Los futbolistas tuvieron contacto con Ortega en dos ocasiones antes de ese positivo: el primero, cuando viajó con ellos en la expedición que los llevó a Villarreal el 8 de marzo para jugar en La Cerámica contra el conjunto amarillo. El segundo, cuando Ortega y otros directivos mantuvieron una reunió con la plantilla para informarles, el martes 10 de marzo, de qué pasos seguiría el club a propósito de la epidemia.

Dos días más tarde, el jueves, Ortega empezó a sentir los síntomas propios del Covid-19. Decidió hacerse las pruebas y dio positivo. Desde entonces él y los contactos más directos (entre ellos, Victoria Pavón, la presidenta) se han mantenido en estricta cuarentena. Ninguno ha dado síntomas que hagan sospechar que se han contagiado con el Covid-19. Tampoco los futbolistas, que siguen aislados en sus casa siguiendo los planes de entrenamiento que les formula Pol Lorente, el preparador del Leganés.

Pese a ello, y teniendo en cuenta que los periodos de incubación son variables en función de cada individuo, el club mantiene la vigilancia por si en algún momento surgiera algún atisbo de alerta. Además, cabe recordar que aunque el confinamiento reduce el riesgo de contagio, aun existe dentro de las actividades que aún permite el Gobierno, como compra de alimentos o medicamentos. En este sentido en Butarque se recalca al máximo las precauciones, algo que sus futbolistas están cumpliendo.