Marcelo se pone las pilas

Preparaos en casa. Corred, haced ejercicios… como queráis, lo que queráis, pero si se vuelve a la competición esta temporada, no habrá tiempo para hacer una minipretemporada medio seria”. El consejo-aviso de gente del cuerpo técnico a la plantilla del Real Madrid está teniendo como resultado que prácticamente todos los jugadores  madridistas estén llevando a cabo entrenamientos diarios en sus respectivos domicilios. Nadie quiere quedar en evidencia en un posible regreso a Valdebebas…

Uno de los que llevaba más tiempo machacándose es Marcelo. El lateral brasileño, que se ha visto relegado a un discreto segundo plano tras la incorporación de Ferland Mendy, está casi recuperado de sus problemas en el bíceps femoral izquierdo. Unas molestias que le impidieron finalizar el partido ante el Betis (2-1), último encuentro que los blancos disputaron antes de que la competición fuese suspendida momentáneamente por el estallido de la pandemia del coronavirus. Marcelo ha encontrado en sus hijos y en su cuñado, Caio Alves, a sus aliados en esta recuperación. Con ellos ha venido trabajando en su casa en estos días. No quiere que le pille el toro. Al contrario, se está poniendo las pilas como el otro jugador que acabó tocado ante los béticos, Courtois.

En esta campaña, Marcelo ha participado en 19 partidos de un total de 39 (el 48,72%), siendo titular en 17 de ellos. Pero en tres de ellos han tenido que ser sustituido por molestias físicas: empezó su mal fario en Champions, en el encuentro ante el Galatasaray (6-0), disputado en noviembre del año pasado. El brasileño se tuvo que retirar momentos antes de la finalización de la primera parte. La misma situación volvió a sucederle ante el Sevilla (2-1) y en el último encuentro que han disputado los blancos, ante el Betis (2-1). También sufrió un aparatoso golpe en el cuello-hombro ante el Levante (en la cuarta jornada de Liga), pero en esa situación sí pudo acabar el encuentro. También superó otra lesión muscular en el sóleo izquierdo a comienzos de diciembre. Ahora, y mientras se resuelve el complicado panorama futbolístico, Marcelo sigue poniéndose las pilas. No quiere quedarse atrás.