De Marcos no pierde la fe pese a cinco meses sin jugar un partido

De Marcos cumple hoy cinco meses sin jugar un partido oficial. No es titular desde hace seis. Salió en el minuto 79 ante el Atlético de Madrid, el 26 de octubre, para aguantar el 2-0, y se le apagó la luz por una lesión. Este año ha jugado cuatro compromisos de Liga y ninguno completo. Se ha perdido el gran periplo rojiblanco por la Copa. El pasado sábado fue padre de un niño que lleva por nombre Iñigo. Su mujer es doctora y le ayuda a llevar el paso con más firmeza en esta época convulsa. Es el más ansioso porque concluya esta crisis sanitaria y dejar atrás la última fase de la larga recuperación de su tobillo izquierdo, operado en diciembre.

El polivalente jugador de Laguardia sigue el plan con la cinta de correr, la bici estática y las actividades de gimnasio según el teletrabajo marcado por el preparador físico. De vuelta a Lezama, podrá participar en la minipretemporada que se va a realizar. Aún tiene algo de dolor en el tobillo y lo principal es que desaparezca. Reapareció en Vigo durante 66 minutos y pudo precipitarse en la vuelta. “Estaba destinado a pasar por quirófano, porque esto venía de años atrás”, lamenta. Se lesionó el 28 de agosto de 2017, en la primera jornada de aquella Liga, ante el Getafe y ha ido arrastrando problemas todo este tiempo. “Ha sido una experiencia más que te da el fútbol”, se resigna. No pudo estar en la final de Copa de 2015 por sanción (su puesto lo ocupó un Bustinza que tuvo sus más y sus manos con Neymar cuando a partido resuelto este le tiró una ‘lambretta’) y en esta ocasión lo ve factible, al haberse aplazado. Saldaría una deuda pendiente. “Me gustaría que estuvieran los aficionados”, destaca el segundo capitán del Athletic ante la posibilidad de que se dispute a puerta cerrada la cita de La Cartuja.

Eso sí, cuando vuelva, sabe que tiene muy difícil rascar minutos. En el lateral derecho, Capa y Lekue son ahora inabordables para un jugador sin ritmo de partidos. Por el otro lado, Yuri lo acapara todo. Con sistema de tres centrales, no hay extremos y si juegan dos, Muniain, Ibai y Córdoba son ahora los favoritos. Si el rival tenía la pelota en los tiempos de Bielsa se adaptada a defensa de cinco y el alavés llegó a jugar de interior izquierdo. También sabe lo que es jugar por dentro.

El contrato de Óscar expira en 2021 y el próximo 14 de abril cumple 31 años. Se quitó la cláusula de rescisión. Lleva 11 temporadas en el Athletic y 389 partidos, a cinco del Top-20, en el puesto de Fidel Uriarte. Ha pasado a Sarabia, Andoni Goikoetxea y Villar. Forma con Aduriz, San José y Muniain un grupo de cuatro jugadores con más de 250 partidos de Liga vistiendo la camiseta rojiblanca, algo de lo que pocos clubes pueden presumir. Es el jugador de la actual plantilla que ha sido más veces titular (327).