El Betis quiere adelantar su planificación, como en la 18-19

El Betis no quiere esperar al término de la presente campaña para ajustar ciertos planes de su próximo proyecto. Con el billete europeo convertido en un objetivo casi utópico, la entidad es consciente que deberá ajustar más sus cuentas económicas de cara a revolucionar de nuevo su plantilla. “Ya hay muchas cosas avanzadas”, incidió el director general corporativo del club, Federico Martínez Feria, en una entrevista reciente con los medios oficiales.

En este sentido, se busca cierto paralelismo a lo logrado hace dos años, cuando en la planificación de la 2018-2019 el club logró atar a varios refuerzos antes de que llegase el mercado veraniego. Piezas como Canales, Pau López o Inui se convirtieron en fichajes anticipados al terminar contrato con sus respectivos clubes y tras negociaciones ejecutadas con antelación.

El Betis sabe que las cuentas estarán más ajustadas que en el verano pasado y por eso contempla ya movimientos que puedan impedir que los precios de algunos jugadores se disparen en el mercado. En el pasado verano, el club ya tuvo dificultades para agilizar gestiones y tuvo que desembolsar cantidades altas por algunos futbolistas que eran del gasto de la dirección deportiva. Casos como los de Borja Iglesias o Álex Moreno, llegados casi al inicio liguero, condicionaron mucho el resto de operaciones en Heliópolis.

Precisamente la estructura de la próxima dirección deportiva supone otro de los dilemas en la entidad bética, que contempla cambios que podrían dar un impulso a este área tras la marcha de Lorenzo Serra Ferrer y los inconvenientes que ya están surgiendo bajo este modelo en el que no hay una figura dominante a los mandos de la planificación. Tanto el vicepresidente José Miguel López Catalán como el coordinador de la secretaría técnica, Alexis Trujillo, tomaron el mayor peso en los últimos dos mercado de fichajes y se espera que haya variantes en el club de cara a sus planes de futuro inmediato.