El ‘Día del Trabajo’ puede obligar a la NBA a acabar a mediados de septiembre

¿Cuándo va a volver a disputarse la NBA? ¿Se va a reaunudar la actual temporada y ponerle un final clásico, con su campeón, sus playoffs y todo lo demás? Nadie lo sabe a estas alturas. Lo único que sí se sabe, al menos por ahora, es que quieren que se juegue lo que resta de curso. La semana pasada se deslizaba desde el entorno de la Liga el mes de junio como posible fecha para el regreso y agosto como el mes en el que se jugarían las Finales. Algunos, como el dueño de los Mavericks, Marck Cuban, son extrañamente positivos afirmando que se podría volver a jugar en mayo, aunque fuese a puerta vacía. Esa opción parece imposible, sobre todo teniendo en cuenta que incluso el mes de junio empieza a quedarse corto.

Según el periodista Adrian Wojnarowski la fecha del miércoles 1 de julio comienza a aparecer en las conversaciones entre directivos de la Liga y las franquicias. No es que se dé por imposible disputar partidos en junio por la pandemia. El problema es que desde los equipos se está advirtiendo que los jugadores van a necesitar un periodo previo de entrenamientos para recuperar en parte la forma física necesaria para jugar. Una especie de minipretemporada. “No sabes el tiempo de aceleración que vas a necesitar hasta alcanzar otra vez la velocidad máxima. En lo que normalmente tardamos diez semanas puede que ahora haya que hacerlo en diez días”, comentaba Keith Jones, vicepresidente de operaciones de los Houston Rockets, sobre la puesta a punto de los jugadores.

Septiembre ya está en el horizonte

El problema de empezar alrededor del 1 de julio es de fechas. Cuanto más se retrase la vuelta más tarde se acabará. En el momento de la suspensión al calendario de la NBA le restaban aproximadamente tres meses de competición. La Liga ya está pensando en fórmulas de todo tipo para acortarlo: disputar solo una parte de los partidos que quedan de temporada regular o incluso ninguno e ir a los playoffs con la clasificación actual; reducir el número de encuentros por eliminatoria de siete a cinco (incluso se ha llegado a hablar de tres), ya sea en alguna ronda o en todas. Cualquier cosa para que el calendario no se les vaya de las manos.

Pero en los cálculos que está haciendo la Liga aparece un día en el horizonte que quieren evitar a toda costa: el 7 de septiembre. Es el primer lunes de ese mes y en Estados Unidos el primer lunes de septiembre se celebra el ‘Día del Trabajo’ (Labour Day), lo que en casi todo el resto del mundo se conoce como el día de los trabajadores. El fin de semana previo los estadounidenses suelen aprovechar para marcharse de vacaciones, ya que el lunes es fiesta. Y ahora mismo el domingo 6 de septiembre es una fecha en la que podría caer el último partido de las Finales de la NBA según las cuentas que maneja la Liga. Así lo explica Wojnarowski:

“Las fuentes dicen que la peor fecha para completar las Finales de la NBA es el fin de semana del Día del Trabajo a principios de septiembre, que según los equipos requiere que los partidos comiencen de nuevo antes del 1 de julio, y que las instalaciones de entrenamiento vuelvan a abrir semanas antes. Nadie en la NBA quiere estar atado al fin de semana del Día del Trabajo, porque nadie, ni el comisionado, ni los equipos, ni la NBPA, quiere limitar la posibilidad de que la NBA salve algo de la temporada. Si la temporada de la NBA pudiera comenzar más tarde en julio y terminar más tarde en septiembre, bueno, nadie descartaría esa idea”.

Por tanto, en todos los círculos de la Liga se vería con buenos ojos acabar a mediados de septiembre (o incluso más tarde) con tal de que no coincida el último partido de las Finales con el fin de semana del 5 y el 6 de septiembre (y el lunes 7, ‘Día del Trabajo’).